Budapest, la Perla del Danubio

· 21 abril, 2014

Budapest es una de las ciudades más destacadas de Europa y la metrópoli más importante de Hungría, de la cual es capital. Es considerado uno de los sitios más bellos del antiguo continente, con un gran número de atracciones por descubrir. La Revista Forbes la clasificó entre los diez primeros “lugares idílicos de Europa para vivir”, y UCityGuides como una de las diez ciudades más bellas del mundo.

Budapest es el resultado de la unión de tres ciudades: Obuda, Buda y Pest. Estas dos últimas estaban separadas por el Río Danubio, pero se unificaron en 1873. Por separado, Obuda existe desde el siglo I a.C., Buda desde el año 14 a.C. y Pest desde el 896 d.C.

Los encantos de La Perla del Danubio

La ciudad está repleta de monumentos, muchos de los cuales han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  El Castillo de Buda es, quizás, la mayor insignia de Budapest. También es conocido como el “Palacio Real”, debido a que anteriormente fue la residencia de los monarcas húngaros.

Este impresionante monumento, junto con el Puente de las Cadenas, forman una vista espectacular para cualquier visitante. De noche se iluminan y dan la sensación de una estampa irreal. Están ubicados en una colina y desde allí hay una panorámica impresionante de la ciudad.

El Puente de las Cadenas es el más antiguo de Budapest y su nombre oficial es “Puente Széchenyi”. Une las dos orillas del Danubio, que antes de su construcción solamente se podían alcanzar en barco. Tardó 20 años en estar listo y solo se inauguró en 1849. Durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes lo destruyeron y por eso tuvo que levantarse de nuevo en 1949, exactamente 100 años después de su edificación.

El hermoso edificio del Parlamento, en Budapest.
El hermoso edificio del Parlamento, en Budapest.

El edificio del Parlamento de Budapest es otra de las joyas arquitectónicas de la ciudad. Es uno de los edificios más célebres de Europa y fue la más grande obra de su época durante la construcción. Fue diseñado por Imre Steindl y se levantó entre 1884 y 1902. Tiene casi 270 metros de longitud y cerca de 120 metros de anchura.

Datos de interés para tu visita a Budapest

La perla del Danubio tiene una red de transporte público muy eficiente. Está compuesta por metro, tranvía, autobús, trolebús, funicular, tren de cercanías y taxis. El tranvía y el metro son los medios más empleados; ambos cubren los puntos de mayor interés en la ciudad. Los trenes de cercanías son la mejor alternativa para llegar a las zonas periféricas. Los taxis tienen tarifas muy favorables.

El plato típico de la ciudad es la Sopa Goulash, que se compone de verduras, carne y paprika, uno de los condimentos más utilizados en todos los platos húngaros. No vas a tener dificultades para encontrar sitios de comidas rápidas. Si quieres un plan de lujo, embárcate en una de las navegas que surcan el Danubio y disfruta de una cena de gala.

Hay muchos sitios para alojarte y lo mejor es que tienen tarifas muy inferiores a las que encontrarías en otras capitales europeas. Las zonas del Parlamento, el Puente de las Cadenas o del edificio de la Ópera son las mejores para encontrar un buen hotel.

Imágenes cortesía de Yoav Dothan y Themightyquill.