Bora Bora, el paraíso está en la Polinesia Francesa

· 7 junio, 2013

En la parte sur del Océano Pacífico, completamente rodeada de arrecifes de coral, se encuentra Bora Bora, un increíble destino y una de las playas más bellas del mundo.

Desde hace muchos años atrás la isla de Bora Bora ha sido considerada por grandes viajeros como un lugar inolvidable del Pacífico Sur, cuando no como la isla más hermosa del mundo.

Sin duda es un oasis de belleza en medio del océano, que tuvo su origen en un gran volcán que dio forma a una laguna separada del mar por un cinturón de islotes conectados entre sí. Las aguas de esta laguna interior de origen volcánico poseen un color que varía entre las tonalidades del azul, verde y violeta.

La isla tiene más de 6 kilómetros de longitud y 4 de ancho, y una población que se acerca a los 9000 habitantes.

Bora Bora como destino turístico de primer nivel

Esta isla se ha ido consolidando no sólo como un destino turístico de primer nivel, sino cada vez más también como el lugar elegido por muchos para pasar una luna de miel perfecta. No caben dudas que es un lugar ideal para disfrutar ya sea de un viaje de bodas, de una segunda Luna de miel o de una escapada romántica.

Bora Bora es un lugar para experimentar la relajación, el descanso y el placer. Así, los hoteles más exclusivos de toda la Polinesia Francesa se han instalado en esta isla y ofrecen diversos servicios, así como una variedad de alojamientos que incluyen bungalows sobre el agua. Éstos poseen una escalerilla que da directo a las cristalinas aguas de la laguna interior. Es como despertarse y tener a la laguna azul en la puerta trasera de nuestra habitación.

Bora Bora como destino turístico de primer nivel

Actividades para realizar

La naturaleza exuberante de esta isla permite practicar deportes como el buceo y el snorquel, y observar el maravilloso mundo subacuático, su rica flora y fauna. También es posible realizar paseos en bote o velero, practicar canotaje o windsurf. Y quienes busquen actividades mucho más emocionantes pueden nadar rodeados de tiburones habituados a comer de la mano de los submarinistas locales.

Aparte de ello, una excursión en vehículos todoterreno por las exuberantes tierras interiores, con hermosas vistas desde los acantilados (el monte Otemanu posee a 727 metros de altura), también vale la pena.

Y claro, siempre está la interesante actividad de de tumbarse al sol en la playa, a orillas de las cristalinas aguas, rodeadas de palmeras y de arenas blancas y con los montes Otemanu y Pahia en el horizonte.

¿Quién puede resistirse a la seductora belleza de Bora Bora? Su oferta de playas, tranquilidad, senderismo, actividades emocionantes y vistas espectaculares. Sin duda es una de esos lugares a los que a todos nos gustaría ir alguna vez en la vida.

Imágenes cortesía de dany13 y Benoit Mahe.