Belén, la ciudad sagrada para las grandes religiones y en el medio de un conflicto bélico

· 7 mayo, 2013

Belén, el sitio en el que según la Biblia nació Cristo, es una ciudad sagrada tanto para los judíos, los cristianos como para los musulmanes.

Tiempo atrás la ciudad era un destino turístico deseado por aquellos que buscaban cierta clase de viaje de orden espiritual, y en otros casos, por quienes deseaban pasar la Navidad deforma especial. Hoy en día, el conflicto entre Israel y Palestina ha hecho que muchas cosas hayan cambiado en Belén.

El lugar donde nació Jesús

La ciudad está ubicada y a 9 kilómetros de Jerusalén, en los montes de Judea. Al llegar, el turista se encontrará con la hospitalidad de sus habitantes que, por ejemplo, le indicarán cómo llegar a la plaza Manger Square, el centro neurálgico de la ciudad. De allí parte cualquier tipo de exploración hacia los emblemáticos sitios histórico-religiosos de Belén. En esta plaza se alza la Iglesia de la Natividad, el más importante de estos sitios dado que se considera que es el punto preciso donde nació Jesús.

Se trata de un templo que data del año 326 d.C., que se construyó por orden de Helena, madre del emperador Constantino. La Basílica de la Natividad de Belén, además, también es un lugar sagrado para los palestinos.

Para los judíos, la ciudad tiene su importancia religiosa porque allí se encuentra la Tumba de Raquel, el que es considerado el tercer lugar sagrado más importante dentro de esta religión luego del Templo de Jerusalén y la Cueva de los Patriarcas en Hebrón.

Por sus connotaciones religiosas Belén es una ciudad especial para las tres grandes religiones del mundo, y para ciertos creyentes puede ser uno de los viajes más importantes en sus vidas.

Belén en el medio del conflicto

Belén, en el medio del conflicto entre Israel y Palestina

Como decíamos más arriba, la Basílica de la Natividad de Belén, dada su importancia histórica y religiosa, hace unos años ya, fue declarada Patrimonio Mundial de la Unesco. Sin embargo, esa decisión estuvo rodeada de polémica, debido a que la ciudad está envuelta en la disputa entre Palestina e Israel.

Si bien en VBB procuramos acercarles destinos turísticos especialmente atractivos para quienes deciden viajar, en este caso no podemos dejar de señalar con tristeza lo que ha sucedido en los últimos años con esta mítica ciudad.

La realidad de Belén hoy es que el conflicto entre israelíes y palestinos ha llevado a la construcción por parte del Estado de Israel de un muro de cemento (en teoría para protegerse de atentados terroristas) que ha cambiado radicalmente la fisionomía de la ciudad.

Un ejemplo ilustrativo de las consecuencias de la instalación de esta barrera de hormigón de 8 metros de altura con sensores y cámaras de seguridad incluidos en medio de Belén, es que hoy uno de los tantos souvenir que se pueden comprar en la ciudad representa una escena con los Reyes Magos llegando desde Oriente a visitar al niño Jesús, pero topándose con una un gran muro que les bloquea el paso…. No hacen falta más explicaciones.

A pesar de todo, Belén merece ser visitada, es el lugar donde (supuéstamente) nació Jesucristo. Seamos creyentes o no, su figura y la religión que se derivó a partir de sus prédicas ha significado un cambio en la historia de la humanidad.

Imágenes cortesía de Guillaume Paumier y de Marcel Masferrer Pascual.