Antigua y Barbuda, un viaje al paraíso

· 24 febrero, 2014

Las islas de Antigua y Barbuda pertenecen a las pequeñas Antillas y son dos de los destinos más exclusivos del mundo. No por nada la famosa Lady Diana de Inglaterra se refugiaba durante el invierno en la isla de Barbuda. De hecho, toda la jet set internacional visita estas paradisiacas playas con mucha frecuencia.

Ambas islas tienen un clima espectacular a lo largo de todo el año. La infraestructura hotelera no puede ser mejor. Es completísima y alberga todas las comodidades imaginables. Por si fuera poco, Antigua y Barbuda son paraísos fiscales desde el año 2000. Por eso también son punto de encuentro de grandes inversionistas y gente de negocios.

Lo mejor de las islas

Antigua parece haber sido diseñada para la navegación en veleros. Todos los años celebra varios torneos que están entre los mejores del Caribe. La actividad se ve favorecida por la ubicación geográfica de la isla, que está en plena ruta de los vientos alisios. Las mejores temporadas se dan entre noviembre y febrero, y entre junio y agosto.

En Antigua se practican todo tipo de deportes náuticos. Es uno de los sitios preferidos para los amantes del surf y del esquí acuático. También atrae mucho a los aficionados al submarinismo, que se practica en casi todos los alrededores de la isla. La profundidad de las aguas alcanza los 15 metros en la mayoría de puntos, pero en Shirley Heights llega hasta los 40 metros.

Barbuda es más apacible. Tiene una riqueza natural maravillosa, especialmente por la enorme cantidad de aves que tienen su hábitat en la isla. También recibe a diferentes especies de aves migratorias y cuenta con múltiples variedades de arañas y serpientes. Las tortugas llegan a Barbuda para poner sus huevos entre junio y diciembre. Es un auténtico festín para los amantes de la naturaleza.

Panorámica de Antigua y Barbuda
Panorámica de Antigua y Barbuda

En Saint John puedes visitar un curioso museo dedicado a los piratas. Se llama “Museo de Nelson” y exhibe antigüedades y piezas alusivas a las historias de los bucaneros que por más de un siglo azotaron los mares del Caribe.

Datos de interés

Si te animas a viajar hasta Antigua y Barbuda debes estar seguro de contar con una buena billetera. A pesar de que aparentemente los productos del comercio están libres de impuestos, en realidad son más caros que en muchos otros lugares. El nivel de vida de los turistas hace que el bajo costo no sea una de las grandes virtudes de estas islas.

En Antigua y Barbuda se habla inglés y se paga todo en dólares. Sin embargo, el inglés de las islas tiene varios rasgos criollos y la moneda específica es el Dólar del Caribe del Este. Ambas islas viven principalmente del turismo internacional y tienen una marcada influencia británica en sus costumbres y tradiciones. El 91% de la población está compuesta por negros.

No hay muchos autobuses en las islas. Por eso casi todos los viajeros optan por alquilar un coche. Los trayectos en barco son lo más frecuente. Puedes tomar en alquiler un yate o sumarte a una de las excursiones que se realizan diariamente hasta los islotes cercanos. También puedes pasear en uno de los barcos con fondo de cristal para admirar la enorme riqueza coralina de Antigua y Barbuda.

Imágenes cortesía de Oskarp y Ricardo Patiño