Acampar con los pingüinos en la Antártida

· 4 noviembre, 2013

Con sus temperaturas bajo cero constantes y un terreno glaciar deshabitado, la Antártida no se suele considerar como un lugar de destino. Pero un operador turístico llamado Desierto Blanco está decidido a cambiar eso. Dicho operador está ofreciendo varias expediciones al año a su campamento de lujo y acampar con los pingüinos en la Antártida, donde ofrece a unos pocos cientos de viajeros la oportunidad de experimentar la parte interior del continente helado con (casi) todas las comodidades del hogar.

El fundador del Desierto Blanco, Patrick Woodhead, fue quien dirigió la primera travesía de este a oeste de la Antártida en 2002, y fue en una de sus muchas expediciones cuando visualizó el campamento. Cuando él y sus compañeros de viaje esperaban que cesara una tormenta de frío, se imaginaron una experiencia polar más inclusiva completa con el transporte y el alojamiento de lujo para cualquier persona que quisiera viajar a la Antártida.

El viaje

Antártida

Los viajeros de hoy en día llegan a experimentar ese sueño cuando reservan uno de los itinerarios a medida y viajes organizados que se ofrecen durante el final de la primavera y el verano del continente (en noviembre y diciembre). Los viajes comienzan con un vuelo privado de cinco horas desde Cape Town a una pista de hielo en lo alto de una cascada congelada de 50 metros de altura situada en la región Dronning Maud Land, al este de la Antártida.

Los huéspedes, a continuación, llegan al acogedor campamento ecológico Whichaway, que es completamente solar y eólica. El refugio incluye una sala de estar equipada con una estufa central de calentamiento, alfombras de piel, una biblioteca y mapas del Polo Sur, en homenaje a los primeros exploradores. Las seis cápsulas para dormir están hechas de paneles de fibra de vidrio que resisten los vientos notoriamente fuertes de la Antártida y mantienen el interior tranquilo y acogedor. Dichas cápsulas o habitaciones incluyen una cama doble, un escritorio y un baño privado.

Las comidas se sirven con estilo y son preparadas por un chef profesional sudafricano. Un desayuno completo inglés es seguido por un almuerzo ligero y una cena de tres platos que pueden incluir bistec asado a la brasa, salmón servido con wasabi y un montón de Champagne.
Durante la estancia en el campamento, los huéspedes pueden participan en una variedad de actividades, como explorar cuevas de hielo, visitar una base científica cercana, practicar esquí o realizar una visita a una colonia de pingüinos emperadores.

Como parte de su compromiso con un impacto medioambiental cero, todo el campamento se desmonta al final de cada temporada, dejando tras de sí rastros de presencia humana en el vasto paisaje glaciar.

Cómo se puede reservar el viaje

El viaje se puede reservar en línea en la página de la operadora de viajes Desierto Blanco. Los tours de 8 a 10 días tienen solamente capacidad para 12 personas, por lo que los lugares se llenan rápidamente. Los costos por persona varían desde los 18.000 a 57.000 euros, dependiendo de la duración de la excursión y las actividades involucradas. Los huéspedes deben llevar su propia ropa polar, aunque Desierto Blanco ofrece elementos para comprar antes del viaje.

Imágenes cortesía de Víctor.