¿Y si cancelan tu vuelo?…

· 22 enero, 2014

Angustia. Eso es lo que se siente cuando una voz indiferente anuncia públicamente: “Se ha cancelado el vuelo”… Para los responsables es solamente un cambio, seguramente motivado por una buena razón técnica o administrativa. Para ti es una hecatombe. Sobre todo si compruebas que todas esas obligaciones de darte un alojamiento de hotel y algún estipendio, no son verdad.

Cada aerolínea tiene su propia política para manejar este tipo de situaciones. Suele ser muy complicada. Si el vuelo se cancela por problemas operativos, las consecuencias son unas. Si lo hace por problemas climáticos, la historia es diferente. Lo malo es que te enteras de todo eso cuando ya no hay nada qué hacer.

Estos consejos te pueden ayudar a sobrellevar esa molesta situación.

Lee el contrato

En la página web de tu aerolínea puedes encontrar los detalles del Contrato de Transporte o “Contract of Carriage”. Revisa esa información. Especialmente si has optado por volar en una de esas empresas que te están dando descuentos por todo y te han vendido el boleto a un precio de risa. En esos casos, puedes darte cuenta de por qué sus costos son tan bajos: casi nunca incluyen verdaderas garantías frente a prácticamente ninguna eventualidad. Les tiene sin cuidado que te quedes atascado en algún aeropuerto, incluso por varios días. Sea cual sea el caso, mejor que imprimas ese contrato y lo lleves contigo. Puede serte de utilidad llegado el momento.

Investigar. Siempre investigar

Busca los records de cancelación de vuelos que tiene tu aerolínea. Indaga qué tan confiable es en términos de horarios. Sondea opiniones para saber si es de esas compañías que diariamente tienen quejas de los pasajeros, o si, en cambio, solo excepcionalmente incurre en ese tipo de situaciones.

Los vuelos vespertinos llevan la peor parte si hay cancelación.
Los vuelos vespertinos llevan la peor parte si hay cancelación.

Al que madruga…

Entre más temprano salga tu vuelo, menor es la probabilidad de que pierdas tiempo si se cancela. Es mejor que reserves en el primer vuelo del día. Si surgen problemas técnicos o climáticos, los vuelos vespertinos tienden a llevar la peor parte. Las cosas no se resuelven proporcionalmente. Puede suceder que los pasajeros del primer trayecto deban esperar 3 horas, mientras que quienes van en otros horarios tengan retrasos de 6 ó 7 horas. Si tienes compromisos urgentes, no te arriesgues a dejar todo para última hora. Viaja el día anterior y solicita que te informen de cualquier retraso que se presente.

Elabora tus propias previsiones

Debes mantenerte atento a las condiciones climáticas, tanto del lugar de donde partes, como del destino al que te diriges. Si sabes que hay problemas con el clima, implementa las medidas del caso para que no te tome por sorpresa la cancelación de un vuelo. Mejor que vayas preparado para pasar un largo rato en el aeropuerto. Incluso no es mala idea que lleves a mano algo de comida, una muda de ropa y tus elementos personales básicos. Anota el número automático de reservas y guarda la dirección de la página web de tu aerolínea, bien sea en tu celular o en tu laptop. De hecho puedes usar papel y lápiz si no tienes otro recurso a mano. Eso te permitirá ponerte en contacto y mantenerte informado.

Imágenes cortesía de lezumbalaberenjena y de Jorge Lorte