Viaje a la torre de Pisa, Italia

· 31 mayo, 2013

Uno de los monumentos italianos más reconocidos en todo el mundo es la famosa torre de Pisa, el campanario de la catedral del mismo nombre cuya inclinación, antigüedad y elegante diseño le han valido que actualmente esté incluida en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Hagamos un viaje a la torre de Pisa reconociendo su historia y esa curiosidad que despierta en muchos turistas que tratan de entender el fenómeno de su evidente inclinación.

La ciudad de Pisa se ubica a unos 265 km al noroeste de Roma. Esta urbe pertenece a la región de Toscana, en el centro de Italia. La catedral de Pisa se ubica hacia el noroeste del centro de la ciudad, y forma un conjunto arquitectónico con los siguientes cuatro elementos: la propia catedral, el baptisterio, el camposanto y la torre (campanario), todos ubicados en la plaza de los Milagros, o Piazza dei Miracoli, una de las más grandiosas representaciones del arte medieval en todo el mundo.

El nombre oficial de la catedral es Catedral de Santa María Asunta, un extraordinario ejemplar del arte románico, construida entre 1063 y 1119. El baptisterio empezó a construirse en el año 1152 y la fue concluido en 1363; lleva el título de ser el que tiene las mayores dimensiones en toda Italia, con un perímetro que supera los 107 m. El siguiente elemento en ser construido en la plaza de los Milagros fue la torre, que empezó a erigirse en 1173 y fue terminada hasta 1372, ya que su edificación se desarrolló en tres diferentes periodos. Por su parte, el camposanto, que ya muestra un estilo gótico, fue el último en construirse de los elementos de la plaza los Milagros, entre 1278 y 1464.

La torre, en particular, tiene cerca de 4° de inclinación, y se compone de ocho niveles. Curiosamente, el suelo poco estable sobre el que se construyó, así como el peso provocado después de la construcción de la tercera planta, indujeron a que la torre se empezará a inclinar en 1178. Las plantas que siguieron fueron erigidas tomando en cuenta esta inclinación, para lo cual los arquitectos debieron hacer uso de técnicas de construcción que causaron un efecto de compensación para evitar que la torre terminará derrumbándose. La planta superior de la torre, donde se encuentran las campanas, muestra un estilo gótico diferente al estilo románico de la base. Después de que se terminó de construir, la torre continuó inclinándose, pero esta vez ya no hacia el norte, sino hacia el sur.

Desde la década de 1960, el gobierno italiano empezó un proceso de estudio para preservar la torre y evitar su derrumbe. Los resultados del análisis y la propuesta del plan llevaron a que la torre fuera cerrada en 1990 para lograr estabilizarla. Después de los trabajos se logró reducir la inclinación, logrando el nivel que tenía a principios del siglo XVIII, y la famosa torre de Pisa fue abierta al público nuevamente en el año 2001.

pisa2

Visitar la torre de Pisa, junto con la plaza de los Milagros, es una oportunidad de admirar uno de los conjuntos arquitectónicos medievales más monumentales, un ejemplo de la herencia artística y de preservación de sus monumentos que tiene el pueblo italiano.

Imágenes cortesía de storem y Freepenguin.