Valle de Piedras Encimadas, México

· 16 noviembre, 2013

El valle de Piedras Encimadas, ubicado en el estado de Puebla, México, está formado por varios valles de una extensión menor, y posee una superficie de cuatro kilómetros cuadrados en total y está rodeado de un bosque de pinos situado a los 2.400 metros a nivel del mar.

El valle de Piedras Encimadas es un sitio mágico debido a su único paisaje formado por piedras de gran tamaño que parecen estar puestas una encima de la otra. Se pueden encontrar piedras que se parecen a caballos, lagartos, dragones, elefantes, etc. que suele depender de la imaginación de quien las observa.

Se trata de un lugar tranquilo, ideal para aquellas personas que se quieren alejar del ruido citadino y descansar en la naturaleza, donde lo único que se escucha es el viento que pasa entre las rocas y los árboles, así como los animales de la zona, como los borregos que andan pastoreando. En el valle existe la posibilidad de acampar, y también hay restaurantes o puestos de comida en los que uno puede desayunar, comer o cenar.

El clima en el valle de Piedras Encimadas

El clima del lugar cambia según la época del año. Por ejemplo, en verano, entre junio y agosto, el clima es lluvioso, y por ende, el paisaje es verde con un río de aguas cristalinas. También es posible encontrar niebla, sobre todo al atardecer o al amanecer, la cual se limita muchísimo la visibilidad y hace que descienda mucho la temperatura. Sin embargo, esta no dura mucho tiempo y tras unos minutos el clima vuelve de nuevo a la normalidad, haciendo calor. En las noches el frío se vuelve intenso, a tal grado de que el pasto puede llegar a amanecer congelado.

En primavera, por su parte, las noches no suelen ser tan frías y el pasto ya se vuelve amarillento y el río se llega a secar, debido a la poca cantidad de lluvias que suele haber en esta temporada. Además del paisaje diurno, en la noche se pueden llegar a observar las estrellas o la luna, que aparecen de forma nítida en el cielo.

Las formación de las piedras encimadas

Piedras Encimadas

La formación de las piedras encimadas parece obra de un gran artista, es como si las piedras hubieran sido esculpidas o talladas en vez de formaciones naturales. Por lo mismo, existe una leyenda que relata que las rocas fueron gigantes que, debido a que eran malvados, un dios prehispánico los convirtió en piedra.

Sin embargo, los estudios mineralógicos han demostrado que estas formaciones están vinculadas con la historia geológica del planeta. El fenómeno de las piedras encimadas pertenece al Período Terciario, es decir, estas piedras que tienen alrededor de 65 millones de años, debido a las reacciones químicas, la actividad volcánica y los agentes atmosféricos como el viento, la lluvia, la humedad y el sol, con el paso del tiempo se fueron formando y se construyó el conjunto escultórico natural de las Piedras Encimadas.

Imágenes cortesía de Carlos Adampol Galindo e Ignacio López.