Una temporada en otro país: El choque cultural y cómo enfrentarlo

· 28 marzo, 2013

Viajar y vivir en otro país ¡qué gran oportunidad! Y sin importar cuanto se prepare, algún nivel de choque cultural tendrá que experimentar. Lo importante es que tenga conciencia que eso va a ocurrir y hacerse con algunas herramientas para enfrentarlo.

Le han ofrecido la oportunidad de irse a vivir a otro país. Ello le significa una promoción en el trabajo. También significa que tendrá un montón de gastos cubiertos por la compañía – el piso donde vivirá, el automóvil que conducirá y quizás la membresía en algún club – gastos que normalmente paga usted  en su situación actual.

¿Qué le dicen los libros e  internet? Pues le hablan de los lugares bonitos, de la vida de los turistas, de todas las cosas positivas,  todas reales y verdaderas, hay que decirlo, pero que de ningún modo se parecen a lo que viven los lugareños de esa ciudad viven cada día.

El choque cultural es un conjunto de síntomas tan real que hay psicólogos e investigadores de la conducta humana que se han especializado en esta experiencia de la gente que se muda por una temporada larga a otro país. Ellos han sintetizado un poco los estadios  de los que lo sufren en 4 momentos:

Euforia inicial

Con los ojos llenos de estrellas y todas las emociones alborotadas, usted llega a su nuevo país, a su nueva ciudad. Es una luna de miel. Encuentra las similitudes con su propia cultura y tiende a asignarle un valor positivo a las diferencias que encuentra en esos primeros días.

Choque cultural

Esta es la segunda etapa y aparece de pronto. Sin aviso algo en su psique se niega a seguir aceptando tanta novedad, tanta diferencia. Esta etapa se caracteriza por sentir nostalgia de su país, de su familia, de sus amigos, la comida, ¡todo! Lo que dejó atrás le hace falta de un modo doloroso.

La gente que está viviendo esta segunda etapa se separa de la cultura local. Solo se asocian con los naturales de su país; pasan mucho tiempo  en casa, leyendo mucho y viendo muchas películas; algunos pasan todo su tiempo libre durmiendo, otros se entregan a excesos en la bebida y en la comida.  Todos se sienten solos y deprimidos.

choque-cultural

Adaptación gradual

La mayor parte de la gente sale de esa situación por instinto, por necesidad. Porque necesitan contacto humano, relaciones y conocer mejor el entorno, terminan por empezar a relacionarse con ese nuevo mundo en el que les ha tocado vivir. Este segundo acercamiento a la nueva cultura es mucho más realista y también logra ser más satisfactorio.

Adaptación total

Esta última etapa es la mejor, obviamente, pero no todas las personas llegan a este estadio. Algunas personas sienten que, justo cuando empezaron a disfrutar de la inmersión en la nueva cultura, se les acaba el tiempo, se les vence el contrato especial que tenían para estar en esa ciudad unos meses o un par de años.  Les llega el tiempo de volver a casa y dejan el país que los recibió y los cambió por dentro, con genuina tristeza.  Otras personas logran la adaptación total y disfrutan del crecimiento personal que significa integrarse a otra cultura. Muchas encuentran su felicidad en esta nueva vida y jamás vuelven a vivir en su país de origen.

Imágenes cortesía de Gogoloopie y David Castillo Domici/FreeDigitalPhotos.net