Trento, en las faldas de los Alpes

· 6 marzo, 2013

Una ciudad moderna y próspera que ha sabido mantener su historia. Trento, ubicada a orillas del río Adigio, cuenta con hermosos edificios históricos al lado de modernas instalaciones educativas e industriales, siempre con la vista de las montañas Dolomitas al fondo, parte de las estribaciones de los Alpes.

El poblado original de Trento fue fundado por una tribu celta y posteriormente conquistado por los romanos. Durante la Edad Media, la urbe creció en prosperidad e importancia en parte por ser un sitio de paso entre Italia y países del norte de Europa. Tal rango explica que la ciudad llegara a alcanzar independencia y que fuera la sede donde se llevó a cabo el Concilio de Trento, el congreso general de la iglesia Católica del siglo XVI. Actualmente, Trento tiene cerca de 115 mil habitantes, donde concurren montañistas interesados en visitar los Alpes para vacacionar o practicar deportes de verano o invierno.

La espectacular plaza Duomo

Uno de los grandes patrimonios históricos y arquitectónicos de los cuales se enorgullecen los trentinos es la plaza Duomo, rodeada de maravillosas esculturas y edificios medievales y renacentistas. En su centro se yergue la fuente de Neptuno, una fabulosa fuente y escultura dedicada al dios romano de los mares y las aguas. Junto a la plaza de encuentra también majestuosa la catedral de San Vigilio, bella joya del románico construida entre los siglos XII y XIII.

trento2

El castillo del Buenconsejo

Este encantador castillo, conocido en Italia como Buonconsiglio, fue la residencia de los obispos que gobernaron la ciudad durante su era de independencia en el siglo XVI. Localizado en el centro del núcleo urbano, en la actualidad el castillo es un importante museo. Una de sus principales colecciones son los frescos “Ciclo dei Mesi” que representan los meses del años, exquisitos ejemplares del arte gótico italiano.

Pero además de este impresionante legado arquitectónico medieval y renacentista, Trento también cuenta con importantes estructuras de estilo moderno y futurista. Tal es el caso de la estación de trenes de la ciudad, el Grand Hotel y la Facultad de Ciencias de la Universidad de Trento.

Además de ser una parada para quienes se dirigen a practicar deportes en los Alpes, en la propia ciudad puedes realizar actividades físicas como rentar una bicicleta y desplazarte a tu propio ritmo, admirando el idílico paisaje y los numerosos edificios patrimoniales. Puedes detenerte a deleitar un café o degustar uno de los vinos locales.

Disfruta del sabor local del norte de Italia en tu visita a esta ciudad que nos cuenta su historia por medio de su espectacular arquitectura y nos invita a vivir la experiencia alpina de la mejor manera.

Imágenes cortesía de Matteo Ianeselli y Julian Mendez.