Recorremos el centro histórico de Viena

· 16 enero, 2015

Pocos lugares existen en el mundo donde la arquitectura, el arte y la cultura se fusionan con tanta armonía, belleza y espectacularidad, que dan como resultado un núcleo urbano excepcional, nos estamos refiriendo al centro histórico de Viena.
El centro histórico de Viena fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001, y no es para menos, el conjunto monumental de sus edificios, de diferentes estilos, sus bellos jardines, tan perfectamente decorados y con tanto esmero cuidados, igual que sus calles, plazas y un largo etc. Que convierten al centro histórico en un lugar único y que debemos visitar alguna vez en nuestra vida.

Qué visitar en el centro histórico de Viena

catedral viena

La Catedral de San Esteban está situada en pleno centro de la capital, es de visita obligada. Esta colosal catedral empezó a construirse en el siglo XII y es de estilo románico, aunque ampliaciones y decoraciones posteriores se realizaron en estilo barroco. Cuenta con un pórtico y dos torres a su lado de 64 metros, la torre del norte es más alta y se terminó en el siglo XVI. En su interior se encuentra todo un tesoro artístico, sus altares, capillas, retablos, ornamentos, etc.

Palacio Imperial de Hofburg

El Palacio Imperial de Hofburg es quizás uno de los símbolos más representativos de Viena y de los más visitados. Este Palacio Imperial ha sido la residencia de toda la familia real de los Habsburgo, durante más de 600 años hasta el último emperador. Hoy en día es la residencia del presidente del país.

Es tal la envergadura del palacio que su construcción presenta diferentes estilos de varias épocas diferentes. Cuenta con unas 2.600 estancias, de las que cabe destacar la sala museo de la Emperatriz Sisí , la sala de la Biblioteca Nacional y la Sala de los Tesoros donde se encuentran las joyas de la corona.

opera de viena

El Teatro de Ópera estatal de Viena. En la ciudad de la música no podía faltar el majestuoso Teatro de la Opera, una obra digna de admiración. En que además de varios arquitectos intervinieron importantes pintores. El teatro se inauguró en 1869 pero durante la segunda guerra mundial, en 1945, fue prácticamente destruido, por lo que tuvo que reconstruirse de nuevo. En el año 1955 el teatro se volvió a reabrir tras quedar completamente restaurado, para bien de todos los amantes de la música.

ayuntamiento viena

El Ayuntamiento de Viena es otro grandioso edificio de estilo gótico terminado de construir en 1883. Destaca en especial por su torre, en la que se encuentra una estatua dorada llamada Rathausmann de 3,5 metros de altitud y que se ha convertido en símbolo de Viena. El Ayuntamiento como su nombre indica es la actual sede del gobierno local de la ciudad.

Actividades que puedes realizar en el centro histórico de Viena

Heldenplatz viena

Además de visitar su espectacular conjunto monumental, sus bellas plazas, como la plaza Maria Theresien Platz y la plaza de Heldenplatz, pasear por sus calles, e ir de compras o sentarte en sus terrazas y bares para degustar su comida tradicional. El centro  antiguo te propone las siguientes actividades para que puedas disfrutar al máximo tu estancia en esta ciudad.

Temporada de bailes. En la ciudad de la música y el vals no podía faltar las galas y su temporada de bailes, realizándose más de 500 galas al año, en las que podrás acudir y disfrutar del baile más tradicional y típico de la ciudad. En especial durante los meses de enero y febrero donde alcanzan el máximo de apogeo y participación.

Maria Theresien Platz

Los conciertos en el Palacio Hofburg. En las salas de este gran palacio podrás disfrutar de los conciertos de música clásica ofrecidos por Wiener Hofburg Orchester organiza de mayo a diciembre.

Patinaje sobre hielo. Si viajas en los meses de enero a marzo podrás disfrutar del patinaje sobre hielo, ya que la enorme plaza del ayuntamiento se convierte en una magnifica pista de hielo donde podrás divertirte patinando sólo o acompañado.

Imágenes cortesía de Iker, FèlixGP, Dennis Jarvis, marciofleury, Carlos Jiménez Ruiz, Stephan Rebernik y Richard Gould.