¿Qué hacer cuando el hotel no es lo que esperabas?

· 15 abril, 2013

Uno de los principales problemas que debe enfrentar un turista es encontrarse con un hotel que no cumple con las expectativas esperadas. En esta ocasión te vamos a presentar tres dificultades que generalmente se les presentan a los viajeros en el lugar donde se hospedan y cómo enfrentarlas para seguir adelante con el viaje que te mereces.

Las condiciones de tu cuarto de hotel no son las adecuadas

Esta puede ser una de las peores pesadillas para cualquier viajero, encontrarse con un cuarto sin suficiente higiene o que se ve peor que en las fotografías donde lo encontraste. Para evitar esta situación es muy importante que visites sitios web donde puedas leer comentarios de otros huéspedes que se han quedado en ese lugar. Para enfrentar la situación en el hotel, pídele al administrador del lugar un cambio de habitación o, si no estás cómodo quedándote en ese hotel, un reembolso del pago que hiciste por tu habitación. Trata de hacer esto de la manera más cortés posible, ya que hay más posibilidades de que te devuelvan el dinero o que te den otra habitación usando la amabilidad que actuando con enojo o prepotencia. Algunos recomiendan también contactar a tu compañía de tarjeta de crédito y pedir que no te cobren los cargos, debido a las condiciones decepcionantes del hotel.

Ruido o disturbios de otros huéspedes

Otra de las situaciones incómodas en un hotel es el ruido provocado por huéspedes cerca de nuestra habitación. En este caso es recomendable, como lo apunta Barbara De Lollis, que expreses tu malestar directamente al administrador del hotel o a la recepción, ya que de esta manera puedes permanecer anónimo y no enfrentar posibles enfrentamientos con las personas que provocan el ruido, algo que podría ocurrir si te quejaras con esas personas directamente.

Dudas sobre la seguridad del área donde se encuentra el hotel

En este caso, Naomi Piercey recomienda acciones como cerrar las puertas con candados resistentes, hacer uso de la caja de seguridad que ofrecen los hoteles y vestirse austeramente al salir del hotel para no llamar la atención.

hotel2

Además de tomar en cuenta estas recomendaciones, es fundamental que siempre pongas en primer lugar tu seguridad. Así, si consideras que el cuarto del hotel, las personas que se hospedan cerca de ti o el área de la ciudad donde queda el hotel representan una amenaza directa a tu seguridad o tus pertenencias, es mejor perder el dinero o parte de este que poner en riesgo tu bienestar o el de los tuyos. Toma tus decisiones poniendo tu seguridad y la de tus seres queridos en primer lugar.

Imágenes cortesía de Love My Tours y The Shifted Librarian.