Las Islas Chatham están a la orilla del mundo

· 27 agosto, 2013

Las islas Chatham son un pequeño archipiélago, perteneciente a Nueva Zelanda desde 1842, compuesto por dos islas principales, y otros ocho pequeños islotes en un radio de 40 kilómetros. Ubicadas aproximadamente a 800 kilómetros de Christchurch, Nueva Zelanda.

Estas islas están en los confines del océano pacifico, casi al limite de la civilización. En un mapa, nos parecerá que las islas chatham están a la orilla del mundo. Sin embargo, lejos de ser desoladas, por su localización nos presentan uno de los ecosistemas más endémicos del planeta.

El novelista francés de ciencia-ficción, Julio Verne, en su obra “Robur: El Conquistador”, menciona las coordenadas exactas de la Isla más grande del archipiélago, y la describe como una “una gigantesca estrella de mar de tres puntas”. Este relato hace referencia a la forma de la isla Chatham, la más importante y de mayor tamaño (con 900 km² de superficie) de las Islas Chatham.

Está solamente es accesible por avión, y por suerte conseguir alojamiento no es difícil. Hay todo tipo de servicios básicos, y en esta se encuentra la capital del archipiélago, el pueblo de Waitangi. Volar no es económico, pero definitivamente la belleza natural que encuentras en las islas bien valen la pena.

La isla se puede recorrer en coche, y por sus estrechas carreteras rurales se puede disfrutar de un paisaje increíble. Su biodiversidad es producto de condiciones climáticas únicas en el mundo. Los vientos del pacifico y el clima frío han conseguido hacer evolucionar a distintas plantas y pájaros marinos que solo encontraras en estas islas.

La petroica de las Chatham, la petrel taiko, la Gerygone albofrontata y la paloma de Chatham, son ejemplos de algunas especies de aves endémicas. El “no me olvides de las Islas Chatham” es un ejemplo de una bella flor que solo podrás encontrar en esta isla.

Uno de los sitios más populares de la Isla son las columnas de basalto. Prueba fehaciente del origen volcánico de la isla . Estas se encuentran en varias zonas de la isla, y recuerdan mucho a las mismísima calzada del gigante en Irlanda del norte, maravillosas columnas horizontales en forma de exagonos casi perfectos. Ademas, también puedes explorar cuevas naturales que se forman en las paredes de roca volcánica.

Los días en la playa y el senderismo son algunas de las actividades disponibles en la isla. En definitiva, no puedes dejar de fotografiar uno de los lugares que por su naturaleza y ubicación serán difíciles de olvidar.

Foto Cortesia de Ville Miettinen