La riqueza arquitectónica de Savona, Italia

· 23 abril, 2013

El legado histórico y la riqueza arquitectónica de Savona, ciudad italiana de frente al Mediterráneo, la convierten en un destino de gran interés para los numerosos turistas que la visitan cada año. Iglesias, capillas, monumentos y torres nos relatan de una manera fantástica la evolución y el desarrollo de esta hermosa urbe.

La ciudad de Savona, que sobrepasa los 60 mil habitantes, se localiza en la región italiana de Liguria. La infraestructura de la ciudad, así como su posición geográfica, la convierten en un centro de llegada de líneas ferroviarias y cruceros turísticos.

La historia antigua de Savona se remonta más allá de la formación del Imperio romano, cuando esta ciudad actuó como aliada de Cartago durante las Guerras Púnicas, y fue posteriormente tomada por el Imperio alrededor del año 180 a.C. Durante la Edad Media, Savona estuvo bajo el dominio de diversos reinos, hasta que logró su independencia en el siglo XI. Sin embargo, esta autonomía duró hasta el siglo XVI, cuando fue conquistada por Génova y después ocupada por el Reino de Cerdeña, hasta que pasó a formar parte de Italia con la unificación.

Sitios de interés arquitectónico

Dentro de los monumentos más destacados de esta urbe sobresale el Santuario de Nuestra Señora de la Misericordia, patrona de la ciudad, construido entre los siglos XVI y XVII. El complejo comprende tanto la iglesia como los edificios contiguos, y conmemora la aparición de la Virgen María al pastor Antonio Botta.

savona2

El fuerte de Priamar es otro de los monumentos más sobresalientes de Savona. Ubicada en una colina cercana al puerto, esta fortaleza fue edificada en el siglo XVI por la República de Génova, y pasó luego a ser utilizada como una cárcel en el siglo XIX.

savona3

No se pueden dejar sin visitar la Catedral y la Capilla Sixtina de Savona. Construida a finales del siglo XV, la Capilla Sixtina de esta ciudad fue redecorada en el siglo XVIII con una exquisita ornamentación de estilo rococó, que destaca por sus detalles dorados. Por su parte, la Catedral de Santa María Asunta fue construida entre finales del siglo XVI e inicios del siglo XVII, aunque la fachada es del siglo XIX.

Aunque está rodeada de otras ciudades italianas más grandes, y quizás más renombradas, Savona tiene su propio y auténtico legado histórico, típico de la región de Liguria en la que se encuentra. Este legado atestigua el maravilloso paso de los siglos por esta urbe que hoy sigue desarrollándose y escribiendo su propia historia.

Imágenes cortesía de Antonello Piccone, Antonello Piccone y Basilico.