La isla de Madagascar y su notable biodiversidad

· 27 junio, 2013

Madagascar es la isla más grande de África, la cuarta isla más grande del mundo y posee una riqueza en lo relativo a su flora y fauna absolutamente excepcional.

La República Democrática de Madagascar es una isla situada en el océano Índico, en el sureste del continente africano, frente a Mozambique. Su capital es la ciudad de Antanarivo, centro comercial y económico del país, una ciudad moderna tal como otras con un ambiente vibrante y animado.

Madagascar ofrece diferentes opciones de diversión para el viajero, entre ellas los deportes tiene una importante relevancia. Sobre todo los deportes acuáticos, como el buceo, el sky acuático o la navegación, que se practican en las costas de esta país, y en sus muy atractivas playas.

Madagascar y su notable biodiversidad

Lo que hace especial a Magadascar es que miles de años atrás este territorio estaba unido al continente africano, y ahora los encontramos separada por el canal de Mozambique. Es este el aislamiento originado por la separación del continente la causa de la conservación en su territorio de multitud de especies únicas en el mundo.

Así, alberga especies de animales y plantas únicas en el mundo (del cual más del 80% son endémicas de Madagascar). Como los los lémures que son una infraorden de primates, el fossa carnívoro, tres familias endémicas de aves y los famosos baobabs.

En este sentido, la Península de Masoala es una extensa selva tropical donde la biodiversidad de la vida vegetal y animal es particularmente exuberante.

A finales de la década de 1990, las 410.000 hectáreas de Masoala fueron declaradas Parque Nacional por lo que están bajo cierta protección de las autoridades. Dentro del parque, los visitantes pueden encontrar con singulares animales como el lémur de collar rojo o el aye-aye, y también una gran variedad de especies de aves puedan ser divisadas.

Las diversas especies de aves de Magadascar

Por ejemplo, las diferentes y exóticas especies de aves de Magadascar atraen no sólo a turistas sino también a ornitólogos de diversas partes del mundo.

A la vez, existen zonas en El Parque Nacional Masoala en las cuales se permiten a la población local pescar, recolectar alimentos y demás, bajo la supervisión de los funcionarios del parque. Sin embargo, el problema es que a pesar de tener el status de Parque Nacional la zona se ve afectada por la tala ilegal de árboles y por la caza furtiva.

Madagascar y su notable biodiversidad, y en especial El Parque Nacional Masoala, es un destino poco conocido, y a la vez un lugar ideal para quienes gustan del ecoturismo.

Imágenes cortesía de Steve Evans y Frank Vassen.