La Gran Vía de la capital española: “El Broadway Madrileño”

· 4 junio, 2013

Una de las vías de más importancia en las industrias del turismo y el entretenimiento en la capital española es, sin duda, la Gran Vía. Esta calle ancha, que atraviesa un sector céntrico de Madrid, se extiende entre la calle de Alcalá y la plaza de España. Hagamos un recorrido por esta vía llena de entretenimiento y cultura.

La calle de la Gran Vía se extiende por cerca de kilómetro y medio. Su construcción empezó en 1910, para lo cual se debieron demoler más de 300 casas. La obra fue finalizada en 1924 y en sus inicios, como estaba dividida en diferentes etapas, recibió los nombres de calle Eduardo Dato, avenida del Pi y Margall, y calle del Conde de Peñalver, de acuerdo a los diferentes tramos. A través de las décadas, con el devenir de las tendencias políticas que dominaban España, la calle recibió diferentes nombres hasta que finalmente adquirió el de Gran Vía de manera oficial.

Si se parte de la calle de Alcalá, caminando en dirección al noroeste hacia la plaza de España, el primer edificio que se logra apreciar en la esquina es el edificio Metrópolis, una popular construcción, ícono de la capital española, construida en 1911. Después de caminar cerca de una cuadra, en la siguiente esquina, se puede observar el bello edificio del Hotel de las Letras, construido entre 1915 y 1917, el cual deja ver la influencia del estilo neoplateresco en su arquitectura.

Después de la ligera curva hacia la derecha, se entra en el segundo tramo de la calle de la Gran Vía. Aquí, se puede apreciar inmediatamente el magnífico edificio Telefónica, el cual sobresale por su gran altura de 15 plantas, lo que lo hizo el edificio más alto de Madrid desde su construcción en 1929 hasta 1953. El edificio Telefónica funcionó como las sede de la Compañía Telefónica Nacional de España. Cerca de este inmueble, pero en la otra acera, se encuentra la Casa Matesanz, una construcción inspirada en la arquitectura de la ciudad de Chicago, que fue inaugurado en 1923.

Pronto se llega hasta el palacio de la Prensa, lugar donde la Gran Vía hace una ligera curva hacia la izquierda y se inicia el tercer tramo. El palacio de la Prensa es un edificio alto cuya construcción terminó en 1928 y que sobresale de los demás por el uso de ladrillo caravista, es decir, la exposición de los ladrillos utilizados en la estructura. En este tercer tramo de la Gran Vía prevalecieron varios cines en décadas anteriores, los cuales ―como el Cine Gran Vía― fueron clausurados para inaugurar en su lugar centros comerciales o para otros usos. Actualmente, en este tramo se pueden encontrar varios hoteles y, ya al final de la Gran Vía, se puede admirar el edificio del Teatro Coliseum, una edificación de un estilo inspirado en la arquitectura estadounidense.

granvia2

Al llegar a la plaza de España, oficialmente se habrá terminado el recorrido por la Gran Vía, Sin embargo, lo bueno es que una vez en Madrid el turista tiene numerosas atracciones más para seguir disfrutando de la encantadora capital de España.

Imágenes cortesía de PromoMadrid y dalbera.