La bella toscana, una experiencia inolvidable.

· 30 diciembre, 2013

Al noroeste de Italia se encuentra la fabulosa toscana, un lugar repleto de viñas y ciudadelas antiguas que contienen miles de años de historia, y que alberga más de 3.734.355 de habitantes amables y alegres, con una amplia hospitalidad para sus visitantes. La capital de esta región es Florencia y aparte de toda su belleza en cuanto a las villas, posee costas impresionantes que se abarrotan de gente cada año con la llegada de las épocas de verano y también las épocas de invierno.

Toscana es conocida a nivel mundial por su vasta colección de monumentos y obras de arte, como también es muy conocida por los conjuntos históricos de las ciudades de Florencia, Pisa, Siena y Lucca; las ciudades que son menos conocidas para el público internacional resultan ser las ciudades de Arezzo, Grosseto, Pistoia y Prato y son prácticamente desconocidos para el turismo varios de los monumentos de Livorno, Massa y Carrara.

La Toscana ha sido a lo largo de toda la historia, una región especialmente espontánea en el campo de las bellas artes. Grandes civilizaciones como los etruscos y los géneros artísticos como el Renacimiento, tuvieron su origen en tierras toscanas. El actual territorio de toda la región cuenta con restos, yacimientos y testimonios de gran importancia de las civilizaciones que la poblaron y de aquellos estilos artísticos que en ella se desarrollaron en ese entonces.

Entre los restos romanos que perduran alrededor de toda la Toscana, cabe destacar la colonia de Cosa, una de las excavaciones que  mejor se ha conservado en los primeros años de la República romana.

Toscana_2

En la tradición gastronómica de la toscana destacan sus vinos. El más famoso de ellos es el Chianti, reonocido a nivel internacional.

Es muy relevante el cultivo de vinos y su maravilloso gusto para el arte, no obstante, sus habilidades también se enfocan en la gastronomía, un magnífico atributo para tan importante lugar. Los postres son muy famosos, los cantucci de Prato, bizcochos o galletas de almendras duros que se remojan en vino santo, o el castagnaccio, preparado con harina de castaña y piñones. La schiacciata alla fiorentina es un postre de Carnaval como un bollo relleno. Todas estas delicias son las que cautivan a los visitantes, aunque no importa qué sea, lo que se trate de comida, la Toscana la tiene y con gran sabor.