Hendaye, un sitio de ensueño

· 31 enero, 2014

Es una pequeña localidad ubicada en la frontera entre España y Francia. Forma parte del País Vasco y combina la sofisticación francesa con la vitalidad hispana. Se trata de un sitio ideal para el descanso en familia, ya que sus playas están entre las más seguras de la zona. Tienen una extensión de 3.5 kilómetros y forman una suave pendiente.

Hendaye es también un importante puerto pesquero que se hizo famoso mundialmente porque allí tuvo lugar un encuentro entre Francisco Franco y Adolfo Hitler en 1940. En esta hermosa ciudad también vivió su destierro el filósofo y escritor Miguel de Unamuno en 1924. Cuenta con una estación internacional de Ferrocarril.

Sitios de interés

Hendaye (o  Hendaya, como la llaman los españoles) está repleta de sitios interesantes. A la playa de Ondarraitz se tiene acceso por mar, tierra y aire. Es una playa de arena fina, con aguas tranquilas, muy apta para quienes practican surf como novatos o profesionales. El amanecer es bellísimo y se considera un lugar inmejorable si lo que buscas es alejarte del mundo para “recargar baterías”.

Hay dos inmensas rocas al final de la playa, que son conocidas como “Las Gemelas”. Incluso existen varias leyendas sobre su origen. Las dos formaciones son de roca pura y configuran una especie de anomalía en el paisaje. Por eso es uno de los puntos más fotografiados del lugar.

En Hendaye encuentras también el “Domaine d’ Abbadia”, una reserva natural que cuenta con varios senderos. Conforma una cadena de acantilados con preciosa vista al mar. La caminata por estos parajes es bastante suave y entretenida. Durante el recorrido te encuentras con el caserío Larretxea, un lugar de orientación; un huerto lleno de manzanas, de innumerables tipos; un mirador desde donde se divisa todo y varias vistas de ensueño.

Una hermosa vista de Hendaye.
Una hermosa vista de Hendaye.

Otra de las grandes atracciones es el Castillo de La Abadía, una bellísima edificación que está a pocos metros de la playa. Todo el castillo respira una historia de amor. Fue propiedad de Antoine d’ Abbadie quien vivió allí con su esposa Virgine. Por eso casi todos los objetos llevan sus iniciales y la pequeña capilla interna guarda los restos mortales de la pareja.

Otros sitios de interés son el puerto, el ayuntamiento, la Carretera de La Corniche, la Iglesia de San Vicente, el Monumento a las Víctimas de la Guerra, la Iglesia de Santa Ana, el barrio de Caneta, la Isla Pirata y los Pirineos Vascos, entre otros.

Actividades

El mejor tiempo para visitar Hendaye es el verano, aunque en las demás estaciones el clima también es agradable. Los inviernos no son tan crudos como en otras partes de Europa. Además de disfrutar de su hermosa playa, también puedes tomar uno de los cruceros que bordean todo el País Vasco. Normalmente se hacen en yate por un día entero, durante el que puedes disfrutar de un delicioso menú y apreciar lugares maravillosos.

En Hendaye puedes visitar una clásica sidrería vasca para descubrir los secretos de la elaboración del vino de manzana, bebida típica de los vascos. Tendrás la oportunidad de degustar algunas de sus variedades, acompañadas por exquisitas tapas de gusto español. También puedes adentrarte en la fabricación de los famosísimos cuchillos vascos, si haces un tour por las tradicionales cuchillerías de la región. Es una entretenida manera de conocer en esa fascinante cultura.

Si buscas algo más excitante, adéntrate en los Pirineos a través de una excursión por las montañas vascas. O desafía las alturas haciendo un vuelo en parapente desde el St. Pee sur Nivelle. Ambos son planes espectaculares.

Imágenes cortesía de Josu Goñi Etxabe y JLPC