Garganta de los Infiernos, reserva natural de Cáceres

· 8 septiembre, 2013

La Reserva natural Garganta de los Infiernos, se ubica al norte de la provincia de Cáceres, en la Comunidad Autónoma de Extremadura, al suroeste de España y se trata de un espacio natural protegido del extremo occidental de la Sierra de Gredos.

La ubicación exacta de la reserva es entre el río Jerte, la vertiente suroeste de la Sierra de Gredos y la vertiente noroeste de la Sierra de Tormantos. Se sitúa en la comarca del Valle del Jerte y se trata de la entrada a Extremadura desde la provincia de Ávila, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

¿Cómo es la Reserva natural Garganta de los Infiernos?

Garganta de los Infiernos posee una gran variedad de cascadas, saltos de agua, piscinas naturales y arroyos. El lugar posee unos elevados índices de humedad, que contribuyen a potenciar una vegetación abundante, que posee un gran valor ecológico. La fauna de la reserva es autóctona y muy variada e incluso comprende especies que se encuentran en peligro de extinción.

El clima de la reserva

El clima que posee la Garganta de los Infiernos varía dependiendo de la altitud. Sin embargo, por regla general, las temperaturas no suelen ser extremas, con inviernos moderadamente fríos y veranos poco calurosos. Las precipitaciones del lugar son más o menos altas, de entre 1500 y 2000 mm anuales y en invierno la nieve suele ser muy frecuente en las cumbres.

La vegetación y la fauna de la zona

Garganta de los Infiernos

En la Garganta de los Infiernos, debido sobre todo a su variación altitudinal que va de los 600 hasta los 2000 m, se encuentra una gran variedad de especies vegetales, estas son las más importantes:

• Los bosques caducifolios: se puede encontrar árboles como el espino, el roble, el madroño, el cerezo o el castaño.

• Los bosques de ribera: Gracias a la abundancia de agua, Garganta de los Infiernos posee numerosas zonas húmedas donde habitan especies arbóreas como el fresno, el aliso o el sauce, así como algunas especies protegidas como el abedul el tejo o el acebo.

• Los pastizales alpinos: En las cumbres de Garganta de los Infiernos crecen pastizales alpinos con especies como la Genciana, el Alphe, el brezo y el azafrán serrano.

• Los piornales serranos: El piornal, que suele crecer en zonas altas donde suele ser difícil encontrar otra vegetación, se trata de un matorral adaptado a condiciones adversas.

En cuanto a la fauna, esta reserva natural posee muchas especies, entre otras el gato montés, la cabra montés, la nutria, la gineta y el desmán, un mamífero acuático que es muy difícil de ver.

De entre las aves, las más importantes son el mirlo, la oropéndola, el arrendajo, el rabilargo y la abubilla. Incluso se pueden observar aves rapaces como el buitre leonado, el águila real, el halcón peregrino, el búho real, el milano, el gavilán, el halcón abejero, el azor y el águila ratonera. La especie más destacada es la cigüeña negra, especie cada vez más escasa.

Imágenes cortesía de Iñaki Queralt y Roberto García Fadón.