El sitio más húmedo del planeta

· 5 enero, 2014

El lugar más lluvioso del mundo no podría tener un nombre más apropiado: Lloró. En realidad el nombre de esta población, ubicada en el departamento del Chocó (Colombia), no deriva del verbo “llorar”, como podría suponerse. Proviene de una voz indígena que bautizó así el lugar en homenaje al cacique Gioró. Los conquistadores españolizaron la palabra y entonces se convirtió en “Lloró”.

Aunque algunos registros difieren, la mayoría están de acuerdo en que Lloró es el sitio del mundo con mayor promedio de precipitaciones al año. Según los datos registrados, en este poblado hay una media de lluvias que alcanza los 13.300 mm3 en promedio al año, algo así como 13 metros cúbicos de agua.

¿Cómo es Lloró?

Lloró se encuentra localizado el oeste colombiano, de cara al Océano Pacífico. El clima tiene un promedio de 26 º C, lo que lo convierte en un poblado cálido y húmedo a la vez. Se ubica en la cuenca del Río Atrato.

Los rasgos de su clima, y particularmente de su nivel de humedad, le dan una biodiversidad extraordinaria. El lugar tiene 9.000 especies endémicas de plantas, 200 mamíferos, 600 aves, 100 reptiles y 120 anfibios.

En Lloró hay lluvias durante 270 días, de los 375 que tiene el año. La mayor parte de las precipitaciones tiene lugar en horas de la noche. El fenómeno está asociado a la corriente cálida de El Niño, que incide sobre los índices de pluviosidad, especialmente en los primeros meses del año.

En Lloró predomina la población afrodescendiente, pero también hay 14 comunidades indígenas y un porcentaje menor de mestizos y blancos. Hasta hace poco tiempo derivaba sus principales ingresos de la minería, pero en la actualidad explota intensivamente la madera.

Nuquí

Nuquí, un verdadero paraíso natural.
Nuquí, un verdadero paraíso natural.

Muy cerca de Lloró se encuentra Nuquí, un verdadero paraíso natural. Es un lugar turístico de enorme belleza, en el que el clima es mucho más benéfico. Se trata de un municipio ubicado en el litoral Pacífico, en donde se fusionan la selva y el mar de manera armónica.

El sitio tiene hermosas playas que la furia del Pacífico hace ideales para practicar surfing.  Es un sitio perfecto para los amantes del buceo, por la riqueza biológica escondida bajo el océano. Si te internas en la zona selvática encontrarás parajes vírgenes con cascadas, ríos cristalinos y playas solitarias. También hay varias fuentes de aguas termales.

Hay pocos habitantes en la región, la mayoría de ellos indígenas y negros que conservan intactas muchas de sus tradiciones. Por eso en Nuquí puedes disfrutar de una gastronomía exótica, con productos directamente procedentes del mar y de la selva.

Tanto en Lloró como en Nuquí hay pintorescas costumbres que se visten de gala durante las fiestas patronales. Se trata de parajes en donde predomina la sensación de aislamiento y el contacto íntimo con la naturaleza. El mundo citadino apenas si hace presencia a través de los hoteles de la zona. Lo demás se experimenta como un viaje en el tiempo hacia épocas en las que reinaba la serenidad.

Fotos cortesía de Ocha Colombia y de Svenwerk