El Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí: de lo más antiguo y sagrado

· 6 octubre, 2013

La tradición judeo-cristina señaló el sitio exacto en el cual, según el antiguo testamento, Moisés vio la zarza que ardía sin consumirse y donde Dios le entregó las tablas de la ley. En el sitio indicado, en la boca de un cañón de complicado descenso y a las faldas del Monte Sinaí (hoy Egipto), se edificó una gran construcción que se conoce como: El Monasterio de la Transfiguración o el Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí.

Este Monasterio fue construido en el siglo VI d.C. es el monasterio cristiano más antiguo del mundo que aún está habitado y en funcionamiento, y ha sido conservado de manera magnifica. Es un ejemplo particular de la arquitectura bizantina, y encierra una increíble colección de manuscritos cristianos, iconos antiguos y obras de arte. Fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, por su significancia cultural y escénica a lo largo de los siglos.

Las escabrosas montañas que rodean al Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí crean un marco perfecto. Actualmente, el monasterio es administrado por la Iglesia ortodoxa de Jerusalén, pero el sitio es sagrado para tres de las religiones más extendidas en el mundo: el cristianismo, el islam y el judaísmo.

La historia del monasterio se remonta a los tiempos del emperador Constantino I “El grande. Su esposa, Santa Elena, mandó a que se construyera una capilla en el mencionado sitio bíblico donde se dio el episodio de la “La zarza ardiente”. Ahí en el lugar, según los creyentes, fue encontrada la zarza original y se conserva como una reliquia en la actualidad. Posteriormente el emperador Justiniano I, construyó al lado de la capilla un monasterio, que pese a que su nombre original es “Monasterio de la Transfiguración”, es mejor conocido como el Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí.

Según documentación del monasterio, de su puño y letra el mismísimo profeta Mahoma extendió un acta donde exoneraba a los monjes del monasterio a tener que presentar servicio militar y del pago de impuestos. Después de que le ofrecieron refugio de sus enemigos, el Profeta quedó muy agradecido y pidió a los musulmanes que de la misma forma ayudaran a los monjes siempre que lo necesitasen. Desde entonces, los árabes beduinos musulmanes de la región han protegido el monasterio.

El Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí: cultura y espiritualidad

El monasterio ha experimentado muy escasos cambios a lo largo de su historia. Su increíble estado de conservación se debe en buena medida a las murallas de defensa que rodean el monasterio, que han impedido que este sea destruido por las invasiones. En la actualidad, podemos encontrar mucha riqueza historia y cultural, y para los creyentes mucha espiritualidad.

La biblioteca que se encuentra en el Monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí tiene la segunda colección de códices y manuscritos cristianos más grande del mundo. Sólo superada por la Biblioteca Vaticana, hay alrededor de 5.000 libros sagrados escritos en distintas lenguas como: griego, copto, árabe, armenio, hebreo, georgiano, siríaco, entre otras. Se incluyen 3.000 manuscritos griegos, 700 árabes, 266 sirios, 86 georgianos y 80 textos eslávicos, por mencionar algunos.

Además, podemos encontrar obras de arte que datan de distintos periodos en el tiempo. Entre ellos se pueden destacar los mosaicos, los iconos rusos y griegos, pinturas, y ornamentos religiosos como cálices y relicarios.

Se guardan reliquias religiosas sagradas para los creyentes. Están los restos de la mártir Santa Catalina, a la cual el monasterio debe su nombre popular. También se encuentra, supuéstamente, la zarza original que Moisés vio arder.

El Monasterio de Santa Catalina del monte Sinaí es un lugar lleno de historia, cultura y espiritualidad que vale la pena conocer.

Imágenes cortesía de In Transit y Emili Vicente.