El centro histórico de Trujillo: los colores del Perú colonial

· 28 abril, 2013

Todos sabemos que Perú guarda enormes tesoros en la arquitectura de sus distritos históricos. Pero si se trata de resaltar uno de los barrios históricos más coloridos y hermosos de este país suramericano, el centro histórico de Trujillo se la lleva: edificios bien conservados, majestuosos monumentos y calles encantadoras. Es una ciudad entre las montañas y la costa, como se ha desarrollado la vida cultural de Perú.

Trujillo, que sobrepasan los 700 mil habitantes, es la capital del Departamento de La Libertad, en el noroeste de Perú. La ciudad tiene un clima moderadamente cálido, que se ve favorecido por la fresca corriente de Humboldt. Los turistas internacionales pueden desplazarse directamente hasta Trujillo, ya que la urbe cuenta con su propia terminal aérea, el Aeropuerto Internacional Carlos Martínez de Pinillos.

La fundación oficial de Trujillo estuvo a cargo de Francisco Pizarro en 1535. La urbe fue creciendo tanto en importancia que en 1577 el Papa concedió la creación del Obispado de Trujillo. Al caminar por las hermosas calles del centro histórico, el visitante notará primero la hermosa catedral construida a mediados del siglo XVII, de un hermoso estilo barroco, exaltado por el color amarillo-dorado que luce la iglesia.

De frente a la catedral se encuentra la hermosa plaza de Armas de Trujillo, lugar donde se realizó la misma fundación de la ciudad. En el centro de la plaza se encuentra el sublime monumento a la Libertad, una escultura encargada en Alemania, que representa el ideal de libertad de esta población.

Al norte de la plaza, junto a la catedral, se encuentra la sede del Arzobispado de Trujillo, cuyo hermoso edificio fue originalmente una casona del siglo XVIII. Actualmente luce unas bellas tonalidades de azul y blanco.

trujillo2

La plaza está toda rodeada de magníficos edificios, incluido el lado sur donde se encuentra el Palacio Municipal de Trujillo, un majestuoso edificio de estilo neoclásico construido a inicios del siglo XX.

No puede faltar una caminata por el encantador Paseo Pizarro, una calle para peatones que une la plaza de Armas con la plazuela Recreo, y en la cual se pueden observar sublimes balcones, además de tiendas y cafés.

trujillo3

Pocas ciudades latinoamericanas conservan edificios históricos tan bien conservados y tan hermosos como los que se encuentran en Trujillo. Con tu visita apreciarás toda esta belleza arquitectónica que guarda la maravillosa urbe que fue una vez fundada como Trujillo de Nueva Castilla.

Imágenes cortesía de madiko83, Trujillo_Rocks (Miguel Tirado) y Trujillo_Rocks (Miguel Tirado).