El barrio francés de Nueva Orleáns: historia y diseño

· 23 abril, 2013

Del tono de festividad, los colores y sabores criollos que representan esta ciudad, el barrio francés de Nueva Orleáns es uno de los principales motivos por los que muchos visitantes, especialmente aquellos amantes de la historia y la arquitectura —y de la fiesta, por supuesto—, visitan esta urbe estadounidense.

Recorrer las calles de este barrio nos transporta a los tiempos en que esta encantadora ciudad se formaba y se desarrollaba, pasando de manos entre las diferentes potencias europeas que dejaron su huella en la región.

Aunque sabemos que Nueva Orleáns fue fundada por los franceses, el visitante puede llevarse una curiosa sorpresa al enterarse de que la mayoría de los edificios coloniales en el barrio francés fueron en realidad construidos durante el dominio español de la ciudad.

Fundada en 1718, Nueva Orleáns adquirió su nombre en honor al Duque de Orleáns en Francia. Con el Tratado de París de 1763, esta colonia francesa pasó a manos del Imperio español, que ejerció su influencia por unas décadas más, cuando Francia volvió a adquirir el territorio de Luisiana con el Tratado de San Idelfonso de 1800. En 1803, con la compra del gran territorio de Luisiana por parte de Estados Unidos, la ciudad pasó a formar parte de la nueva nación americana.

Hay otra de razón, además del dominio español ejercido por varias décadas, que explica la influencia española en la arquitectura del barrio francés: el gran incendio de Nueva Orleáns de 1788. Durante dicho evento, la gran mayoría de los edificios de arquitectura francesa fueron destruidos. Ante tales circunstancias, las autoridades españolas de ese momento decidieron reconstruir la ciudad utilizando no sólo su estética y su estilo, sino también nuevas medidas y materiales para evitar más incendios, ejemplo de lo cual fue la sustitución de la madera por el estuco.

frenchquarter2

Después de que Nueva Orleáns pasó a formar parte de Estados Unidos, la llegada de nuevos inmigrantes de otros países europeos y el desplazamiento de las familias francesas a otras áreas de la ciudad, hicieron que el título de francés del barrio quedara poco a poco sólo en el nombre y la historia.

Con el cierre del polémico distrito de Storyville en 1917, la zona roja de la ciudad, gran parte de ese ambiente se movió al barrio francés. Durante las primeras décadas del siglo XX, también se desarrolló en el barrio una floreciente comunidad de artistas y músicos. Sin embargo, a partir de mediados del siglo XX, el distrito francés empezó a adquirir un creciente interés por el turismo, lo cual explica que el área esté ocupada ahora principalmente por restaurantes, bares y hoteles.

Una visita al barrio francés de Nueva Orleáns debería incluir una caminata por la famosa calle Borbón, o Bourbon Street, tanto para quienes estén interesados en entrar a uno de los bares como para quienes simplemente desean conocer más a cabalidad el ambiente bohemio de la ciudad. Asimismo, la calle alberga diferentes tipos de restaurantes, algunos con una larga tradición.

frenchquarter3

Visitar el barrio francés de Nueva Orleáns depara al turista de esa visión amplia y profunda de una de las ciudades estadounidenses más fascinantes; una urbe rica en cultura, historia, música, gastronomía y con una actitud de bienvenida única hacia el visitante.

Imágenes cortesía de Sami99tr, Wallyg y Jan Kronsell.