Couchsurfing, la solución para alojarse gratis y ahorrar al viajar

· 5 agosto, 2013

Dormir y viajar, o dormir gratis, es una manera muy efectiva de ahorrar al viajar. Si tomamos como media 25 euros por noche como el costo del alojamiento para una persona (en Europa), rápidamente nos damos cuenta de la cantidad de dinero que se puede ahorrar alojándose gratis en un viaje de vacaciones de un mes, por ejemplo.

Todos quienes han viajado, en especial aquellos que lo han hecho en plan de aventura o como mochileros, han probado la experiencia de dormir en la casa de algún amigo o conocido de la ciudad que se visita, dormir en los sillones de aeropuertos, en los más o menos (in)cómodos asientos de trenes, barcos, autobuses, y algunos, llegado el caso, cuando el dinero escasea, en el banco de un parque…

Sin embargo, no todos los viajeros son jóvenes aventureros, y/o no todos están dispuesto a soportar ciertas incomodidades.

Couchsurfing, alojarse gratis y ahorrar

En el terreno de formas de ahorrar al viajar y el alojamiento gratuito, el Coachsurfing es un nueva modalidad de viajar asociada al alojamiento gratuito que ha cobrado un gran protagonismo en los últimos años.

Coucsurfing nació en Internet como una organización sin ánimo de lucro, a través del cual cualquier persona perteneciente a la red puede ofrecer y/o recibir alojamiento gratuito en su casa, en una habitación, o en el sofá de su living, a cualquier viajero.

El término Couchsurfing proviene del nombre de la web que popularizó el servicio, la que sigue manteniendo el mayor número de usuarios, pero esta modalidad se ha extendido más allá de una web. The Hospitality Club y Global Freeloaders, son otras redes con varios miles usuarios en diferentes países.

Los usuarios de este tipo de red son desde adultos mayores, pasando por estudiantes que salen a recorrer el mundo con poco presupuesto, hasta aventureros empedernidos…

Entre los mochileros de todo el mundo, el Couchsurfing goza de gran aceptación, al punto que se la considera una nueva forma de viajar. Sin embargo, habrá quienes les pueden surgir dudas con respecto a la seguridad que implica alojarse en la casa de un desconocido, las comodidades que se ofrece o cuál es el mecanismo de funcionamiento.

Seguridad y funcionamiento del Couchsurfing

En cuanto a la seguridad, Couchsurfing.org y otras redes, utilizan un sistema de verificación que asigna varios niveles de confianza a cada usuario, basados en las opiniones de los propios usuarios. Además, se puede visualizar los comentarios, ya sean negativos o positivos sobre la clase de alojamiento que alguien brinda, con los que fácilmente es posible hacerse una idea del tipo de persona que ofrece o solicita un couch.

Seguridad y funcionamiento del Couch Surfing

También, siempre debe entrar en juego el sentido común a la hora de compartir techo con un extraño. Y ante la duda siempre se tiene el derecho a aceptar o rechazar cualquier petición.

El mecanismo de funcionamiento es simple y gratuito, se ingresa en la web Couchsurfing.org, se completan los datos de un formulario, y ya tienes tu propia cuenta y puedes comenzar la búsqueda de alojamientos.

Hay ciertas reglas, claro está, pero básicamente las reglas las determina cada propietario desde el momento en que ofrece un espacio en su hogar como lugar de alojamiento de forma gratuita.

Un requisito implícito para quienes forman parte de esta vasta comunidad de viajeros que hacen uso del alojamiento gratuito es el ser amable y educado, por ambas partes.

En lo relativo a la clase de gente que ofrece alojamiento, se puede encontrar toda tipo de personas, de diversas clases sociales, religiones y estilo de vida.

La estancia media en cada casa suele oscilar entre los dos y cuatro días – y suele ser lo más recomendable.

Por cierto, se debe tener en cuenta que el Couchsurfing no es una sistema para entablar relaciones sentimentales – no se debe confundir hospitalidad con interés sexual -, no obstante, el romance puede surgir en cualquier parte del mundo…

Imagen cortesía de ephidryn.