9 tips para ahorrar en comida durante tu viaje

· 4 enero, 2014

Cuando de ahorrar se trata, cualquier disminución en los gastos cuenta. Por pequeña que sea. A cualquier persona le encantaría comer en los mejores restaurantes y ceder a todos los antojos durante un viaje. Pero por esa vía pueden correr buenas cantidades de dinero, que luego harán falta para otros menesteres.

Aquí te damos nueve tips para que ahorres gastos en comida y así puedas proteger mejor tu bolsillo.

  • 1. Elabora un presupuesto. Antes de viajar debes averiguar por los costos de la comida en tu lugar de destino. Los conocedores recomiendan indagar por el precio del agua embotellada, que se convierte en un buen referente para estimar los costos de lo demás. Con base en esto, diseña un presupuesto en el que fijes la cantidad que puedes y debes gastar diariamente en comida. Así podrás administrar mejor tu dinero.
  • 2. No comas en sitios turísticos. Los restaurantes de los aeropuertos y los que están ubicados en las zonas aledañas a los hoteles por lo general tienen precios mucho más altos que en el resto de la ciudad. Simplemente explora las zonas no turísticas y así podrás encontrar fácilmente muchos sitios para comer, en donde conocerás verdaderamente la gastronomía local y vas a pagar un precio más justo por lo que consumas.
  • 3. Lleva alimentos por tu propia cuenta. Hay alimentos que puedes transportar fácilmente y que pueden ser de gran ayuda para ti en diferentes momentos. El maní, las nueces y todos los frutos secos, en general, son una excelente opción. Además de que tienen una elevada carga nutritiva, van muy bien para cuando sientas apetito y no quieras gastar dinero de más. Tienen la ventaja adicional de que no afectan tu peso.
  • 4. Consume bastante agua. Una botella de agua es una excelente aliada a donde quiera que vayas. No solo te compensa cuando sientes hambre, sino que además mantiene tu cuerpo bien hidratado. Los refrescos tienen un costo alto en muchos lugares y adicionalmente no son lo mejor para tu organismo. Procura comprar el agua embotellada en supermercados, droguerías o tiendas de víveres; así la conseguirás a un costo mucho menor del que pagarías en un hotel o un restaurante.
Mucho mejor si cocinas tus propios alimentos.
Mucho mejor si cocinas tus propios alimentos.
  • 5. Mejor si cocinas. A la hora de elegir alojamiento es mucho mejor si escoges un tipo de hospedaje que te dé la opción de cocinar. Los hostales, las casas de familia o las casetas campestres generalmente tienen el equipo necesario para que puedas preparar tus propios alimentos. Eso puede significar un importante ahorro para ti.
  • 6. Evita los gastos extra. Para comer escoge lugares que no te exijan pagos extra por propinas o servicio a la mesa. Los más prácticos son los sitios de autoservicio, que nunca tienen cargos ocultos. En cualquier caso, asegúrate de conocer el costo completo de lo que vas a consumir, antes de solicitar el servicio.
  • 7. Utiliza los mercados locales. Nada mejor que aprovisionarte de lo que necesitas en un mercado local. Tienen los mejores precios y más variedad de la que puedes encontrar en otro lugar. También allí tendrás acceso a varios sitios económicos para comer.
  • 8. No cedas a tus caprichos. Las compras compulsivas son el peor enemigo del ahorro. Si te dejas llevar por el impulso y compras todo lo que se te antoje, aunque sea innecesario, tu dinero no durará mucho. Mejor que controles los gastos y dejes una parte razonable de tu presupuesto para esos caprichos que puedan surgir.
  • 9. Adáptate al lugar. Si los horarios de comida no coinciden con los que son habituales en tu destino de viaje, trata de adaptarte lo más rápido que puedas. De lo contrario es posible que termines sintiendo apetito a horas en las que todo es más caro. O viceversa.

Imágenes cortesía de Triángulo del Café Travel y de Manoel Petry