Viaje a Innsbruck, Austria: ciudad soñada en los Alpes

· 18 julio, 2013

Entre las montañas de los Alpes se encuentra la hermosa ciudad de Innsbruck, sitio de un paisaje urbano entre los más fascinantes de toda Europa, con agraciados puentes, plazas rodeadas de impresionantes edificios y con la vista de la imponentes montañas a lo lejos, una campiña verde y fresca en los alrededores y una atrayente vida cultural. Te invitamos a hacer, por este medio, un viaje a Innsbruck, sabemos que quedarás con unas ganas enormes de viajar a este destino.

Innsbruck pertenece al estado de Tirol, del cual sirve como capital, y se localiza en el oeste de ese país, en el valle Inn, comprendido entre distintas secciones de los Andes. Su clima se clasifica como continental, lo que quiere decir que sus inviernos son bastante fríos y sus veranos cálidos, aunque pueden variar. Está hermanada con ciudades como Cracovia (Polonia) y Nueva Orleans (Estados Unidos).

Los principales atractivos de Innsbruck

El palacio Imperial. Conocido entre los locales como Hufburg Palace, este joya arquitectónica se terminó de construir en 1465 en un hermoso estilo gótico que llegó a convertirse en una de las residencias favoritas de los Habsburgo.

El Goldenes Dachl (techo Dorado). Esta obra arquitectónica es una de las más icónicas de la ciudad, caracterizada por el techo que cubre el balcón de un edificio. Pero no se trata de cualquier techo, sino de uno formado por placas de cobre que le dan un aspecto brillante y vistoso. El balcón está finamente decorado y atrae a muchos turistas que admiran su belleza y toman fotografías. Fue construido en 1500 para el emperador Maximiliano I del Sacro Imperio Romano Germánico.

El castillo Ambras. Es, en definitiva, una de las principales atracciones turísticas de Innsbruck. Se localiza sobre una colina al sur de la ciudad, rodeado de mágicos bosques. El castillo muestra una arquitectura de estilo renacentista y fue edificado en el siglo XVI.

La Hofkirche o iglesia de la Corte. Es una excelente muestra del arte gótico, construida por el emperador Fernando I, nieto de Maximiliano I, a mediados del siglo XVI. Dentro de este templo se pueden apreciar una numerosa cantidad de esculturas de personajes de la nobleza que rodean el cenotafio de Maximiliano I, finamente decorado.

La catedral de Innsbruck. Es un hermoso templo católico barroco construido en las primeras décadas del siglo XVIII. Está dedicada al apóstol Santiago y se localiza en el distrito histórico de la ciudad.

El Museo del Estado Tirolés. También conocido como Ferdinandeum, esta importante institución museística fue fundada en 1823 y alberga colecciones de la historia y el arte de este estado austriaco. El edifico que lo alberga es un impresionante ejemplo de la arquitectura neoclásica de esta ciudad.

Viaje por las colinas y montañas cercanas. Debido a su localización, es un lugar ideal para visitar en cualquier época del año, donde se pueden practicar deportes de invierno cuando nieva o montañismo y senderismo cuando no.

DSC05009

Realiza un viaje a Innsbruck y descubre todas estas atracciones de la ciudad y del hermoso estado de Tirol.

Imágenes cortesía de ashleypalmero y House of Hall, en ese orden.