Hawai: una perla americana en el Pacífico

· 31 julio, 2013

Amantes del surf buscando la ola perfecta y familias anhelando la tranquilidad del resort son los principales grupos turísticos que visitan la volcánica Hawai.

Sin embargo, estas islas ofrecen mucho más, al tener una biodiversidad impactante, con unos paisajes que pasan de la selva tropical al desierto, entre acantilados espectaculares, amables volcanes y hermosas playas.

VUELOS A HAWAI

Hawai no es sólo una isla, es un archipiélago, más grande de lo que podemos en un principio pensar. Está compuesto de unas cien islas y entre las ocho principales la distancia es de más de 600 km. Tiene por tanto multitud de pequeños aeropuertos que permiten comunicar fácilmente tan amplias distancias. Pero a nivel transoceánico, son dos los aeropuertos más importantes a los que llegan numerosos vuelos desde la costa oeste de Estados Unidos.
Uno de ellos es el que se encuentra en la principal isla, la que le da nombre a todo el archipiélago: Hawai, la “Isla Grande”, en la ciudad de Hilo. Muy conocido, y tremendamente turístico, es el otro aeropuerto principal en la isla de Ohau, ubicado en la ciudad de Honolulu, de tan mítico nombre.
Entre las islas, existe una buena comunicación por aire o mar que hace fácil la visita a varias de ellas.

hawai y acantilado

 

VISITAR HAWAI: NATURALEZA Y TRANQUILIDAD

A pesar de ser Hawai la isla principal, no tiene la enorme afluencia turística de Ohau, por lo que aún resulta fácil encontrar en ella rincones salvajes y una naturaleza en estado puro que se extiende kilómetros y kilómetros.
Es en Hawai donde se ecuentra el único volcán activo de todo el archipiélago, el Manua Loa, en realidad el volcán más grande del mundo. Conforma, junto con el Kilauea y muchos otros el Parque Nacional de Volcanes de Hawai. Paisajes lunares, desérticos y ríos de densa lava pastosa, conforman un paisaje diferente. Senderos y carreteras lo cruzan y su visita, controlada, resulta fácil.
En contraste, subir hasta el apagado volcán de Mauna Kea, al norte de la isla, por una misteriosa carretera, nos lleva a cimas entre niebla hasta alcanzar el gran observatorio, uno de los presenta mayor concentración de telescopios del mundo.
Para los más atrevidos, llegar hasta el lugar donde murió el Capitán Cook, en el Golfo de Kealekekua, es todo un reto: cuatro horas por un camino al lado de un acantilado de 150 m.

 

VISITAR OAHU: TURISMO Y SURF

 

De nombre más impronunciable que la conocida Hawai, Ohau es en realidad la isla de mayor afluencia turística.
Su capital, Honolulu, bien podría considarse la más cosmopolita de todo Estados Unidos, compitiendo con Nueva York. Personas de todas las razas se dan cita en esta populosa ciudad: blancos, japoneses, hawaianos nativos, chinos, coreanos y muchos otros crean una fusión cultural que se aprecia en todos los aspectos, desde la diversidad arquitectónica hasta la comida.
Aquí, si hay un centro turístico por excelencia es Waikiki. Es el mundo del resort: playas larguísimas, clima siempre agradable, actividades familiares, marcha nocturna… todas las fiestas tienen su epicentro en esta ciudad, volcada al turismo.
Para los surfistas, también es Ohau el reino de sus sueños. Las interminables y enormes olas de Waimea, al norte de esta isla, conforman la mejor playa de surf del mundo aunque, todo hay que decirlo, también una de las más peligrosas.

 

RECORRIENDO LAS OTRAS ISLAS

Podría escribirse libros enteros sobre lo que ofrece el archipiélago de Hawai. Para los que no se conforman con caminos trillados islas como Kauai, Molokai o Lanai ofrecen un paraíso sin igual de enorme diversidad natural y playas increíbles.

 

Imágenes cedidas por Mad Marv y Wallig