Porto de Galinhas, paraíso natural en el nordeste brasileño

· 9 septiembre, 2013

Porto de Galinhas (Puerto de Gallinas en español ) es uno de los destinos de costa más famosos de Brasil. Tiene un precioso balneario que posee una larga playa de arena blanca adornada con gigantescas palmeras cocoteras que hacen de este paraje un verdadero paraíso tropical.

Sus templadas aguas cristalinas presentan preciosos matices verdes con azul turquesa. Es muy conocida por las subidas y bajadas de mareas que originan piscinas naturales llenas de peces tropicales multicolores. Todo este entorno de belleza natural atrae a turistas de todo el mundo y a los amantes de los deportes náuticos o submarinos.

Porto de Galinhas

Esta pequeña localidad está ubicada en la costa sur de Pernambuco, al noreste de Brasil. El centro es pequeño y rústico, poblado por pescadores en su mayoría. El nombre se podría pensar que viene por la curiosa costumbre de tallar gallinas en las cortezas de los cocoteros, pero esto es posterior al origen del mismo.

Cintia

Antes era llamado Puerto Rico por la riqueza que proporcionaba la extracción de la madera del árbol Pau-Brasil. Pero tras la abolición de la esclavitud en la región, el puerto fue utilizado para el contrabando de esclavos desde puertos africanos. Los traían escondidos debajo de contenedores de gallinas de Angola, anunciando la mercancía gritando “hay gallina nueva en el puerto”.

¿Qué podemos visitar?

Además de sus encantos naturales, Porto de Galinhas ofrece una óptima infraestructura turística que incluye hoteles, hostales y apartamentos. Sus playas más visitadas son Camboa, Muro Alto, Pontal de Cupe, Porto de Galinhas, Maracaípe, Pontal de Maracaípe, Enseadinha, Serrambi y Toquinho.  Y las excursiones más populares son a la isla de Santo Aleixo y los naufragios: Marte, Gonçalo Coelho y el Galeão.

Gran vida submarina  Lú Lacer
El centro gastronómico de Maracaipe es muy interesante, tiene una gran oferta culinaria de platos exóticos regionales para comer o cenar. Tras una buena cena viene bien un paseo bajo las estrellas por la Villa de los Pescadores, donde durante el día hay una feria de artesanía. También hay mucha diversión nocturna con bares y discotecas que ofrecen música variada. En Vila de Todos los Santos hay actuaciones en vivo de música popular brasileña.

 Piscina natural

Al bajar la marea se forman piscinas naturales de aguas cálidas que invitan al relax, como en la playa de la Enseadinha. Es algo que ocurre cada día, con un descenso del nivel del mar entre uno o dos metros de altura. Esto ayuda a disfrutar del cálido mar y también de su fauna, pues los peces multicolores quedan en los acuarios naturales de estas piscinas coralinas compartiendo apacibles el baño con los turistas.

puerto de Gallina  Chienh
Además el balneario, que cuenta con exótica fauna y flora, ofrece lindos paseos ecológicos. En algunas de sus playas, como en el Pontal de Maracaipe, se pueden ver y tocar los caballitos de mar que es un signo claro de la salubridad del  medio ambiente natural. En este lugar se da la confluencia del rio con el mar, donde se forman los mangues, ideal paisaje marino para los amantes del buceo.

Fotografías por cortesía de Cintia, Lu Lacer y chienh