Las Cuevas de Waitomo, el hogar de los gusanos de luz

· 28 septiembre, 2013

Waitomo significa “agua que ingresa a un agujero en la cueva”, así pues las cuevas de Waitomo son un conjunto de cavernas recorridas por un lago subterráneo que están situadas en Nueva Zelanda.

Se cree que se formaron hace aproximadamente unos 30 millones de años, aunque la primera vez que se exploraron fue en 1887.

Es un lugar fascinante, donde el principal atractivo son los “Gusanos Luminosos” que habitan en el techo de la cueva. Lo maravilloso es que como emiten luz, el techo parece una constelación abovedada.

Cuando el visitante entra en la cueva dejando la luz del sol atrás y adentrándose en la oscuridad de la cueva, se empiezan a distinguir unos destellos de luz. A medida que se avanza en el recorrido podemos observar cómo la cueva está iluminada artificialmente por estos extraños gusanos, pareciendo que entramos en otra dimensión.

Las Cuevas de Waitomo

Las Cuevas de Waitomo es un complejo de cuevas subterráneas formadas por roca calcárea y en su interior tienen partes secas y partes húmedas. Para entrar a las cuevas tenemos que ir en barca, aunque si se prefiere se puede entrar a nado o buceando. Están situadas a 60 kilómetros al sur de la ciudad de Hamilton y a 160 kilómetros de Rotoura, es uno de los principales destinos turísticos de Nueva Zelanda.

Las estalactitas y las estalagmitas forman decoraciones fascinantes, éstas se forman de las gotas de agua que caen del techo de la cueva, llegándose a crear con el paso del tiempo unas capas de cristal más largas o más anchas – las estalactitas caen del techo y las estalagmitas nacen del suelo – creándose así unas increíbles esculturas naturales. Las estalactitas son de color rosado, blancas y marrones.

La cueva principal es la llamada Cueva Aranui, se llama así porque la descubrió un maorí llamado Ruruki Aranui.

Los gusanos de luz

Su nombre científico es Arachnocampa Luminosa (Glowworm), comúnmente se le llama gusano luminoso y es un especie de luciérnaga. Es un insecto que en la etapa de larva produce luz para atraer comida. Este singular gusano necesita unas condiciones específicas que las consigue encontrar en las cuevas de Waitomo. Precisan de la humedad para no secarse y también requieren de un ambiente resguardado para colgar unas líneas o hilos pegajosos y evitar que se enreden, su luz atrae a los insectos que después devora.

 

Actividades en las cuevas

La forma más sencilla de adentrarse en las cuevas de Waitomo es en barcas por el río subterráneo. Hay compañías que ofrecen tours de más de cuatro horas para poder visitar estos templos de la naturaleza.

Si se prefiere se puede entrar a las cuevas nadando en una cámara de goma. Se pueden practicar actividades como el descenso en rapel o tirolesa.

Las cuevas cuentan con un centro de visitantes con un diseño de madera, tiene un techo entrecruzado y grandes instalaciones. Podemos disfrutar de restaurante y bar, tienda de recuerdos y un teatro.

En el interior del centro de visitantes de Las Cuevas de Waitomo cuenta con dos salas de conferencias privadas, la mayor puede albergar hasta 60 personas y la otra hasta 12. El restaurante tiene capacidad de hasta 250 personas y es alquilado para diversos tipos de eventos.

Imágenes cortesía de Anthony Librarian, Frischifiesh, Justinwyne y Piet Vermeulen.