El poblado rumano con encanto gótico: la ciudad de Brasov

· 7 noviembre, 2013

Brasov es una ciudad amurallada fundada por los caballeros teutones en el siglo XIII. Durante el verano, un sitio ideal para disfrutar la belleza de un poblado que goza de arquitectura medieval, barroca y gótica. Y durante el invierno un paraíso helado perfecto para practicar deportes en la nieve.

La ciudad de Brasov es la capital del distrito del mismo nombre y se encuentra al sureste de la región de Transilvania, en el centro del país, a unos 166 kilómetros de la capital de Rumania, Bucarest.

La ciudad que en latín es llamada “Corona”, en alemán: “Kronstadt”, y en rumano “Brasov“, fue edificada dentro de un relieve montañoso, que representaba una protección natural, en el año 1211. Pese a su ubicación, sufrió de diversas invasiones de turcos, por lo que tuvieron que emplearse murallas, fortalezas y torres de defensa para proteger la ciudad. Es de las una de las siete ciudadelas amuralladas construidas por los sajones, y en aquellas épocas probablemente de la más fortificada.

La huella del pasado en la ciudad de Brasov

No hay que dejarse confundir, la ciudad de Brasov tiene un lado moderno y vanguardista, pero así como la ciudad de Roma, es mejor conocida por todas las edificaciones de su rico pasado.

Se trata de esas ciudades en la cual uno podría perderse entre sus calles, maravillado por todas sus construcciones. Toda la ciudad gira en torno de la gran plaza central, donde se encuentra uno de los grandes iconos de la ciudad, la catedral a Santa María (Mariakirchen). Luego de ser parcialmente destruida por un incendio en 1689, pasó a ser conocida como La Iglesia Negra. Es el gran templo gótico de Rumania y la más importante de Europa del Este.

Al lado de esta se encuentra Casa Sfatului (la Casa del Consejo), que era el antiguo ayuntamiento del pueblo. En la actualidad ha sido restaurada para ser utilizada como museo y expone la historia de la ciudad de forma muy detallada y entretenida.

La ciudad aún conserva algunos vestigios de la gran marralla que la rodeaba, y varias torres que servían para defensa de la ciudad: El Bastión de los Sastres, la Torre Blanca y la Torre Negra, y la Puerta Ecaterina.

El invierno en la ciudad de Brasov

Brasov-Piata-Sfatului

La estación de invierno Poiana Braşov a unos 12 kilómetros del centro del municipio es de los mejores sitios para practicar esquí de toda Rumania. Cuenta con un bello centro de visitantes, pistas de hielo y diferentes rutas para esquiar.

Durante las otras estaciones del año, allí se puede practicar senderimo por las montañas de Cárpatos y otras actividades al aire libre.

Imágenes cortesía de Sorin Mutu y Rachel Titiriga.