El Desfiladero de Mont-Rebei, senderismo en el corazón de los Pirineos

· 21 abril, 2013

Situado en la Sierra del Montsec, Mont-Rebei es una garganta de 500 metros de altura cuyas paredes están a una distancia de sólo 20 metros entre sí en algunos puntos. Situado entre Huesca (Aragón) y Llérida (Cataluña), el desfiladero separa ambas provincias de forma natural y ofrece uno de los paisajes más espectaculares de Cataluña, recorrerlo es una típica aventura para los amantes del senderismo.

Flora y fauna la sierra la Sierra del Montsec

El Congost (Desfiladero) de Mont-Rebei ofrece un paisaje agreste casi sin rastro de la mano del hombre. El río Noguera es el responsable haber ido formando este acantilado desde hace millones de años, como si hubiera dado un tajo limpio y muy profundo en la Sierra del Montsec. Por algo es que tiene fama de ser el único gran desfiladero de toda Cataluña.

Un gran atractivo que posee es su flora y fauna, ya que está situado en una zona declarada Refugio de Fauna Silvestre, son 600 hectáreas declarados protegidas desde el año 2005. Allí se ven especies de la fauna salvaje como buitres, águila dorada y otras aves que se pueden observan sin dificultad.

El itinerario a recorrer por el Congost de Mont-Rebei

El itinerario clásico total es de 4 kilómetros desde La Masieta, el último punto al que se puede llegar en automóvil, hasta el final del desfiladero. Lo que hace singular el recorrido es el kilómetro del Congost o Desfiladero de Mont-Rebei propiamente dicho, excavado en la roca. Se recorre la totalidad del desfiladero apoyándose en una barandilla de hierro que recorre todo el pasadizo creado en la roca.

El itinerario a recorrer por Congost de Mont-Rebei

Esa es la diferencia con otras rutas de senderismo parecidas: el único camino posible es esta antigua senda de herradura tallada en 1984 en la mitad de la pared vertical de la montaña. Es un camino que por momentos puede dar la sensación de estar suspendido sobre el vacío con el río que transcurre por debajo.

El desfiladero de por sí, con paredes verticales de 500 metros de altura, no es apto para personas con vértigo, pero algunos puntos son especialmente inquietantes, como el puente colgante del Barranco de Sant Jaume, de 40 metros de longitud – que pueden parecer 40 kilómetros si uno comienza a dudar dónde poner el pie para dar el siguiente paso –, sin embargo, el paisaje es realmente excepcional y vale la pena.

Algo más de una hora es lo que suele durar el recorrido, luego al girar en una esquina, el desfiladero queda atrás y el río se aleja de forma tranquila.

Sin duda que para aquellos que gusten y puedan practicar el senderismo por Cataluña, el Congost de Mont-Rebei es una de las alternativas más recomendables.

Imágenes cortesía de Malkav.