Caminando por la historia de la Catedral de Santiago de Compostela

· 24 abril, 2013

En el oeste de Galicia, de frente a los mágicos atardeceres que se alcanzan ver desde esta región española, nos encontramos con uno de los monumentos más emblemáticos de la cultura de esta región y de este país.

La historia de la Catedral de Santiago de Compostela ilustra perfectamente el devenir histórico de Galicia, que podemos llegar a apreciar de manera fascinante en la arquitectura de esta majestuosa catedral.

Cuando el visitante arriba a Santiago de Compostela y se ubica frente a su imponente catedral, posiblemente puede notar los diferentes estilos arquitectónicos que a su manera embellecen este templo católico. Efectivamente, la catedral ha recibido agregados a través de los siglos, desde su fundación en el siglo XI hasta las renovaciones que se realizaron en el siglo XVIII.

La tradición nos relata que el cuerpo del apóstol Santiago fue trasladado a esta región. Entre los siglos VIII y IX, esta historia empieza a ser ampliamente difundida, oficializándose cuando Pelayo, un ermitaño que habitaban la región, le contó al obispo Teodomiro haber visto signos en el lugar. El obispo dedujo que allí se encontraban los restos del apóstol. Se construyeron dos iglesias antes de la actual, que en su principio era de estilo románico. La segunda de estas iglesias previas fue destruida por un ejército musulmán en el siglo X, pero fue reconstruida después de la toma de la región por los cristianos, pocos años más tarde. Sin embargo, se hizo evidente que el tamaño de esta iglesia no era suficientemente grande para la creciente llegada de peregrinos.

La catedral románica se empezó a construir en el año 1075, y después de arduos trabajos y colección de limosnas, llegó a ser consagrada en 1211. Cuando uno se ubica frente a la fachada sur, o fachadas de las Platerías, puede observar los rasgos principales del estilo románico que lució esta catedral en sus primeros tiempos.

santiagodecompostela2

La fachada oeste, la que cuenta con las dos altas torres y que también se conoce como fachada del Obradoiro, es obra del arquitecto Fernando de Casas Novoa. Representa un hermoso ejemplar del estilo barroco del siglo XVIII.

Como si admirar la belleza de la catedral desde el exterior no fuera suficiente, una vez que el visitante pasa al interior de la construcción puede percibir la sensación de majestuosidad con que se ideó esta catedral. Se puede pasar de una capilla a otra, admirando sus estilos y ornamentaciones particulares, pero no se puede perder, en definitiva, la Cripta Sepulcral, donde se cree que está sepultado el apóstol Santiago junto a dos de sus discípulos.

santiagodecompostela3

Para los asistentes a los servicios religiosos, así como para quienes desean admirar uno de los actos piadosos más impresionantes de Compostela, ver el botafumeiro en funcionamiento es toda una experiencia. El famoso incensario puede ser observado en movimiento durante fechas especiales católicas, como el Domingo de Resurrección, Pentecostés, Día de la Inmaculada Concepción y Navidad.

Este instrumento, que pesa más de 60 kilos, es desplazado lateralmente en un movimiento de oscilación. Definitivamente, todo un espectáculo de solemnidad.

santiagodecompostela4

Si el viajero llega a Compostela con el cansancio de un largo peregrinaje, o si arriba al lugar por otros medios de transporte para admirar la arquitectura de la catedral, hacer este viaje es una experiencia renovadora. Sea por motivos religiosos o en el ámbito de la apreciación del arte y la historia, esperamos que así sea también para ti como visitante de este impresionante lugar.

Imágenes cortesía de Dan Cotfas, Amadalvarez, Le Galicien y Luis Miguel Bugallo Sánchez.