Milán: ciudad elegante

Milán: ciudad elegante

Milán es todo un símbolo de la cultura y el desarrollo del norte de Italia, particularmente de la región de Lombardía. Además de ser la segunda ciudad más grande de toda Italia, esta urbe guarda valiosísimos monumentos que han sido testigos de su papel en la historia de Italia, Europa, y del mundo.

Con bellezas arquitectónicas como la catedral de Milán, y como centro indiscutible de la industria del diseño y la moda, visitar Milán es todo es un verdadero honor para el turista.

Milán se encuentra dentro del valle del río Po, no muy lejos de los inicios de las estribaciones de los Alpes. La población de esta ciudad sobrepasa 1 millón 300 mil habitantes, quienes ostentan un elevado nivel de vida gracias a la industrialización que esta ciudad registro durante la década de 1960.

Milán cuenta con el Aeropuerto Internacional Malpensa, el segundo más transitado de toda Italia.

Entre museos y moda

Dos de los aspectos que hacen destacar a Milán como una urbe de irradiación cultural son sus impresionantes museos y su afamada industria del diseño y la moda.

Si visitas la ciudad no deberías perderte admirar la famosa obra de La última cena por Leonardo da Vinci. Este mural mundialmente famoso se encuentra en la iglesia y convento de Santa Maria Delle Grazie.

DaVinci_LastSupper

Asimismo, admirar las obras de arte que se encuentran en la Pinacoteca di Brera, es prácticamente una visita obligada. Allí puedes observar pinturas de Rafael, Giovanni Bellini, Caravaggio y Rubens.

Milán es considerada una de las capitales mundiales de la moda, junto a otras urbes como París, Londres y Nueva York. La ciudad alberga las sedes de importantes casas de moda como Dolce & Gabbana, Prada y Armani.

milan2

La Catedral de Milán

Dentro de los muchos monumentos y edificios dignos de admirar en esta ciudad, quizás el más destacado de todos ellos es la bellísima Catedral de Milán. Construida entre 1386 y 1805, esta catedral es un hermoso ejemplar de arquitectura gótica. Los inicios de la obra estuvieron a cargo del arzobispo Antonio da Saluzzo, y pasaron varios siglos hasta que Napoleón Bonaparte, ejerciendo su dominio sobre Italia, ordenó la finalización de la catedral. Sin embargo, la catedral continuó recibiendo pequeños añadidos hasta 1965.

Milán es, en definitiva, una de las grandes ciudades europeas para ser visitadas. Si te interesa viajar a Italia, incluye Milán como uno de los destinos de tu viaje. No quedarás defraudado.

Imágenes cortesía de Jiuguang Wang, Wikimedia Commons y Mi chiel.