Las fabulosas cataratas del Niágara.

Las fabulosas cataratas del Niágara.

Las cataratas del Niágara, son un conjunto de cascadas ubicadas en el río Niágara en Canadá, precisamente en la frontera con Estados Unidos. Esta maravilla geológica es muy mencionada como opción de turismo para toda la familia, además trae el magnífico recorrido entre Canadá y Estados Unidos.

En el lado estadounidense,  se encuentra la Cueva de los Vientos que conduce a los excursionistas exactamente a un punto debajo de la caída de agua Velo de Novia (Parte de la catarata).

En el lado canadiense, el Parque Reina Victoria tiene consigue unas enormes plataformas que ofrecen una espectacular vista a las magníficas cataratas estadounidenses y canadienses. También hay senderos que conducen a todos los observatorios que generan la ilusión de estar debajo de las cataratas.

La cubierta de observación que se encuentra más cerca de la Torre Skylon, ofrece la vista mucho más elevada sobre las cataratas, por lo que se alcanza a divisar todo el paisaje y, hacia el otro lado, unas espectaculares vistas de la ciudad de Toronto con sus luces y todos sus habitantes. Junto con la Konica Minolta Tower, es una de las dos torres en Canadá con vista a las cataratas del Niágara.

Niagara

En el río Niágara, la empresa Niagara River Recreational Trail recorre un tramo de 32 kilómetros, que comienza desde el fuerte Erie, y finaliza hasta el fuerte George, e incluye muchos sitios históricos relacionados con la Guerra de 1812. Los cruceros Maid of the Mist llevan  a todos los pasajeros por debajo de las cataratas desde 1846. El Spanish Aerocar, construido en 1916 a partir del magnífico diseño del ingeniero español Leonardo Torres Quevedo, es un cable carril que transporta pasajeros desde el lado canadiense hasta debajo de las cataratas del Niágara.

Durante los dos primeros siglos después del asentamiento europeo en la zona de las cataratas, las tierras a ambos lados de esta eran de propiedad privada. El desarrollo de toda la región puso en peligro la belleza natural del sitio, y en ocasiones los visitantes interesados en el lugar debían pagar para poder ver las cataratas a través de un agujero en una cerca. Ahora no existe ese problema, gracias a la increíble solución que le dieron los titulares de la propiedad, que fue convertirla en sitio turístico para todos los visitantes del mundo.

Con su majestuosa belleza, las cataratas han sido el símbolo turísticos durante muchos años para las personas que viajan a Canadá con la intención de buscar lugares interesantes, dicho esto, se afirma la máxima posibilidad de encontrar un lugar específico para pasarla bien y en compañía de cualquier persona incluso de la familia. Es indiscutible la felicidad que se le brinda a un pasajero del bote encargado de mostrar de cerca las cataratas, la felicidad que promueve este monumento natural es increíble.